María Peñas: “La relación médico-paciente no es paternalista se nota la desconfianza”

La relación médico-paciente ha cambiado a lo largo de los años. La visión paternalista y solidaria de los profesionales hacia a los pacientes se ha convertido en desconfianza y dudas hacia los diagnósticos emitidos por el profesional. Esta nueva realidad pone a los profesionales en una posición de riesgo para el ejercicio de su profesión. Además, con la aparición de la pandemia esta situación se ha agravado, poniendo al sanitario en una posición aún más vulnerable para el ejercicio de su profesión. María Peñas, Senior Claims Handler, Asesoría jurídica y Gestión de siniestros de RC en Uniteco Profesional desgrana y explica el nuevo panorama jurídico que se abre con la pandemia para el profesional sanitarios y su correcto y seguro ejercicio de la profesión. 

¿Cuál es el principal problema legal que se enfrenta un sanitario y qué importancia tiene tener protección jurídica hoy en día?
Las reclamaciones a los facultativos están incrementándose exponencialmente año tras año. Como todos sabemos, de la confianza total que se tenía antes a la profesión de médico, algunos pacientes han pasado a dudar de los diagnósticos y decisiones del profesional, y por ello, a reclamarcada vez más judicialmente. 

Por ese motivo, es muy importante que el médico cuente con profesionales especializados en la materia que protejan sus intereses con todos los medios posibles. Por ese motivotanto abogados como peritos deben conocer la temática concreta para poder defender de manera precisa al médico y que este pueda estar tranquilo. 

La protección jurídica del profesional es lo más importante y por eso debe de confiar su reclamación desde el momento inicial con profesionales expertos en la materia que sepan guiarlo por el mejor camino, dado que como se ha podido ver estos últimos años la relación médico-paciente ha dejado de ser muy paternalista y ahora se nota más la desconfianza por el paciente hacia el medico que ha hecho que las reclamaciones han ido aumentando. 

¿Está el profesional sanitario adecuadamente protegido?
Por desgracia se siguen produciendo situaciones de indefensión en las que pueden encontrarse los profesionales sanitarios en su día a día. Siempre aconsejamos que tengan un buen segurocon una cobertura con la que se sientan arropados y protegidos en todo momento. 

Actualmente, los médicos y demás personal sanitario están siendo objeto de las denuncias y demandas de pacientes de forma mucho más habitual que hace añosEn cualquier momento pueden verse inmersos en un proceso que puede ocasionarles perjuicios tanto económicos y profesionales como psicológicos por lo que podemos señalar es que, en este momento, más que en ningún otro momento anterior, es necesario que los profesionales sanitarios contraten un buen seguro de responsabilidad civil para que puedan verse protegidos hasta en la peor situación. 

 En el 2020 han aumentado las agresiones a sanitarios. ¿Esta situación se va a incrementar con los años o es fruto de la pandemia? ¿Qué debe saber un profesional ante una agresión?
Las agresiones de pacientes a médicos, tanto verbales como físicas, han aumentado por esa desconfianza de algunos pacientes a la que nos hemos referido al principio. Por ello, ante esa pérdida de respeto a la figura del médico, seguirán creciendo. Si bien, claramente, lpandemia ha tenido incidencia directa por cómo ha afectado personalmente a la población. 

Si un doctor sufre una agresión, lo primero que tiene que hacer es informar en el centro en el que presta sus servicios y, posteriormente, interponer denuncia en comisaría si los hechos tienen carácter de delito. Desde Uniteco Profesional aconsejamos a nuestros asegurados que se pongan en contacto con nosotros para poder realizar la gestión de la denuncia y asesorarles para que sepan si es un delito o una simple discusión. 

La pandemia ha sido una circunstancia excepcional que nos ha afectado a todos, pero quienes posiblemente han tenido que afrontar las situaciones más difíciles han tenido que ser lo sanitarios al tener que estar en primera línea y es ahí cuando la desesperación o la situación del momento han ocasionado estas situaciones desagradables por parte de los pacientes y/o familiares. 

No obstante, ante estas situaciones el sanitario deberá informar al centro y/o hospital donde trabaja de lo sucedido para ver si es posible adoptar alguna medida y en caso de ser una situación grave que pueda ser considerada como un delito acudir a interponer la denuncia en su comisaria más cercana. 

 ¿Es habitual las denuncias falsas a los médicos? ¿Que deben de hacer ante esta situación?
El paciente tiene derecho a reclamar siempre. Ante hechos ciertos, o ante los que pueden no serlo tanto. Por ello, siempre se ha de dar parte a la correduría o aseguradora para que puedan tramitar dicha denuncia y defender al facultativocon el fin de demostrar que por parte del profesional la actuación es correcta y lo manifestado por el paciente no tiene base. 

Una vez finalizado el procedimiento se puede valorar si denunciar al paciente por calumnias, pero tienen que ser hechos muy graves para que el procedimiento derivado de esa denuncia pueda tener viabilidad. 

La pandemia de Covid abre un nuevo horizonte a nuevas pandemias ¿Es necesario que los profesionales se adecuen a la nueva realidad que se avecina?
Van a tener que seguir desarrollando su capacidad de adaptación y de esfuerzo en esa nueva realidad que puede presentarse. Todos debemos sumarnos a ese retoen especial desde nuestro campo en el seguro de Responsabilidad Civil Sanitaria. 

Deberán adaptarse a esta realidad como toda la población ya que, el proceso para la vuelta a la normalidad tomara un largo tiempo.  

 ¿Qué le recomendarías a un médico que está presente en primera línea, y es consciente de la dureza de esta?
Antes tenemos que darles las gracias de nuevo por el gran trabajo que están llevando a cabo, a veces sin los medios necesariosEsa situación de dureza en la que viven su día a día hace necesario que reciban ayuda psicológica. 

Desde Uniteco Profesional, teniendo siempre como meta el apoyo al médico, se ha incorporado al Producto Único un servicio de ayuda psicológica.  

Tener un buen seguro de Responsabilidad Civil que se preocupe por élatienda todas sus dudas y ayude a solucionar sus problemasque sientan un trato personalizado ya que cada uno de ellos es un mundo y cada uno de sus problemas son diferentes. Ellos durante esta pandemia necesitan tranquilidad y poner su mente en un único objetivo: salvar vidas. 

 ¿Qué enseñanzas has obtenido con este año?
Este año nos ha enseñado a darnos cuenta de que somos capaces de adaptarnos a las circunstancias y que la calidad de nuestro trabajo no se ha visto afectada. Hemos seguido y seguiremos protegiendo a nuestros médicos, nuestro objetivo desde siempre. 

Asimismo, nos ha permitido valorar muchas más cosas, perosobre todo, que sin salud no es posible nada, por eso, es necesario proteger a nuestros héroes en todo momento, y en todas las situaciones posibles 

Realidades, retos y prevenciones legales de la profesión médica en 2021

Fue al principio de esta crisis cuando a algunos médicos y enfermeros de nuestros hospitales se les llamó la atención por llevar la mascarilla mientras atendían a sus pacientes. Esos sanitarios, que se tuvieron que quitar las mascarillas para no alarmar a los pacientes, no tardaron en verse protegiéndose del contagio con bolsas de basura.

Ramiro Urioste (DS Legal): «La pandemia nos sobrepasó a todos. Nos tuvimos que enfrentar a unos conceptos que desconocíamos totalmente»

 Llegaban enfermos, faltaban equipos y recursos, información y directrices. Comenzaba entonces la llamada primera ola, “un combate largo y en desigualdad”, en palabras de Ramiro Urioste, abogado de DS Legal, la firma española de referencia en derecho sanitario. El despacho comenzó entonces a recibir un aluvión de preguntas de los más de 30.000 médicos a los que asesora legalmente. La primera, relacionada con el vértigo ante lo desconocido y, el temor al contagio impulsó numerosas consultas sobre cuál era la mejor manera de protegerse física y legalmente ante la Covid-19.

Este primer punto derivó en la impotencia ante la falta de criterios unificados en los centros y en las  administraciones. En el final de la cadena estaba el médico, que tenía que tomar decisiones vitales como la asignación de respiradores o la prioridad de ingresos. Cuestiones, entre otras, que deberían venir marcadas por protocolos bioéticos. Asimismo, se tuvo que diagnosticar a personas mayores en residencias, sin historial médico y sin conocer al paciente. De esta manera,  y unidas a la alta presión hospitalaria y el estrés que generaba y genera, las necesidades básicas de los profesionales, ¿qué pasa con los descansos, los relevos, el intercambio de funciones e incluso de destinos profesionales en esta lucha contra la Covid-19?

El temor al contagio impulsó numerosas consultas sobre cuál era la mejor manera de protegerse física y legalmente ante la Covid-19.

Y, finalmente, médicos, enfermeros y auxiliares, vivieron y viven el miedo de poder contagiar a sus familias y seres queridos. Todo se resume en salvar vidas y vivir bajo riesgo durante un tiempo prolongado, una situación que puede producir estrés postraumático, ansiedad, y otros problemas de salud mental.

 Entonces, en aquellos primeros meses llamados “de duro confinamiento”, la saturación en las unidades de cuidados intensivos era de un 80%.  Hoy, cuando ya nadie aplaude y un nuevo confinamiento no suscita el acuerdo social unánime, dicha saturación se acerca peligrosamente al 60% en algunos hospitales. Muchos sanitarios siguen padeciendo algunos de los anteriores problemas, a los que suman algunos nuevos.

 Por otro lado, y, muy importante, quiere destacar Urioste, comienzan a recibirse las primeras reclamaciones por las decisiones tomadas durante los momentos más agudos de la crisis. Ese médico que ha tenido que tomar la decisión de actuar de una u otra manera ante un riesgo inminente, recibe ahora denuncias de familiares de víctimas.

Comienzan a recibirse las primeras reclamaciones por las decisiones tomadas durante los momentos más agudos de la crisis

 Los casos más habituales proceden de residencias.  Para David del Portillo, Director de Expansión de Uniteco Profesional, el problema estriba en la ley 40/2015 englobada en el Régimen Jurídico del Sector Público, y que, en su artículo 36, regula la obligación de la Administración de repetir contra el personal a su servicio los daños que hubiera tenido que pagar a un tercero por culpa grave o negligencia de su personal.

Este marco, consideran desde Uniteco, es muy lesivo para los médicos en el actual estado de la pandemia, puesto que les deja en una situación de desamparo ante el aumento de las cantidades económicas de las reclamaciones. Y, lo que es fundamental: la protección del seguro público de salud no contempla situaciones extraordinarias como la pandemia actual. Este supuesto sí se encuentra recogido ya en algunos seguros privados.

 La vacuna es el último caballo que ha llegado a esta batalla y suscita también muchos interrogantes entre el colectivo médico. De un lado, reconoce Ramiro Urioste, existen médicos (una ínfima minoría) que ni se quieren vacunar, ni quieren vacunar, porque consideran que puede ser malo para los pacientes.

 La vacuna es el último caballo que ha llegado a esta batalla y suscita también muchos interrogantes entre el colectivo médico

 Estos negacionistas pueden acogerse a la libertad de objeción de conciencia, basándose en el principio ético que rige la actividad, “no hacer daño”. No obstante, advierten desde DS Legal, ya hay hospitales y centros que están tomando medidas al respecto y las multas a sanitarios por no vacunarse pueden ir desde los 300 hasta los 3000 euros o, incluso, hasta la suspensión de la actividad.

En cuanto a los pacientes que no quieran vacunarse, es cierto que en principio la vacuna es voluntaria, pero el marco legal en España permite imponer la obligatoriedad de esta si no se llegasen a alcanzar los niveles de inmunidad necesarios. Es decir, si estuviese en riesgo la salud pública.

Artículos complementarios:

Un paciente fallece a 100 metros del hospital tras la negativa de un médico a salir a atenderle.

Condena a un médico como autor de un delito de omisión del deber de socorro por negar la atención a un paciente gravemente enfermo que se encontraba fuera del centro en el que estaba trabajando.

Tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular solicitaron la condena por un delito de omisión del deber de socorro para el médico que se negó a atender a un paciente inconsciente que se encontraba a 100 metros del Hospital en el que trabajaba, y que falleció finalmente de parada cardio-respiratoria.

Condena a un médico como autor de un delito de omisión del deber de socorro a un enfermo que se encontraba fuera del centro

Los hechos sucedieron de la siguiente manera. El fallecido comenzó a sentirse mal estando en su domicilio por lo que decidió acudir al hospital en su vehículo. Iba acompañado de su pareja sentimental, que en ese momento estaba en un avanzado estado de gestación, por lo que el coche lo conducía el enfermo.

Una vez en la puerta del hospital, perdió el conocimiento y colisionó con uno de los coches que se encontraban estacionados en la entrada el Hospital, por lo que la pareja del fallecido salió del coche solicitando auxilio. Esta llamada de auxilio alertó a los vecinos, que llamaron a los servicios de policía y guardia civil.

Se presentaron en el lugar de los hechos dos patrullas de la Guardia Civil, y ante la situación de gravedad que presentaba el enfermo, dos de los agentes acudieron al centro hospitalario en el que estaba trabajando el acusado, solicitando que un médico acudiese al lugar donde se encontraba el enfermo, que estaba a apenas 100 metros de dicho centro.

Se presentaron en el lugar de los hechos dos patrullas de la Guardia Civil, y ante la situación de gravedad que presentaba el enfermo, dos de los agentes acudieron al centro hospitalari

El acusado, a pesar de la solicitud de los agentes, se negó a acudir salir del hospital y acudir al lugar de los hechos aludiendo que no podía salir del centro en horario laboral, sugiriendo que debían llamar al 112, todo ello a pesar de que los agentes le ofrecieron llevarle en el vehículo oficial.

Así, los agentes volvieron al lugar donde se encontraba el enfermo sin un médico, por lo que uno de los agentes de la policía local que se encontraban allí acudió de nuevo al Hospital, solicitando de nuevo al acusado que acudiese al lugar de los hechos para atender al paciente. De nuevo, el acusado se negó a salir del centro y en este caso fue él quien llamó a los servicios de emergencia, y aunque le incitaron a salir del centro para asistir al paciente, de nuevo volvió a negarse.

Ante las continuas negativas del acusado a salir del centro para atender al paciente, los agentes de la Guardia Civil se acercaron a una sede de bomberos que se encontraba en las inmediaciones solicitando que la UVI móvil que allí se encontraba, se acercase al lugar de los hechos para atender al enfermo. Una vez allí, el médico de la UVI móvil se encontró al paciente en parada cardio-respiratoria, por lo que comenzó con las maniobras de reanimación correspondientes, sin éxito.

Los agentes de la Guardia Civil se acercaron a una sede de bomberos que se encontraba en las inmediaciones solicitando que la UVI móvil

Finalmente, el paciente falleció de parada cardio-respiratoria media hora después de la personación de la UVI móvil en el lugar de los hechos.

Tras la celebración del juicio en el que se realizaron las testificales de los policías locales, los agentes de guardia civil, los médicos de la UVI móvil y la pareja del fallecido, el Jurado determinó que los hechos eran constitutivos de un delito de omisión del deber de socorro recogido en los artículos 195 y 106 del Código Penal, no teniendo en este caso cabida la tutela de otros bienes jurídicos como la vida o la seguridad personal, tal y como quiso poner de manifiesto el médico condenado.

La sentencia concluye diciendo que la única justificación que se podría haber alegado sería la de encontrarse en un acto médico cuyo abandono pudiera haber supuesto un riesgo para el paciente que estaba atendiendo. Sin embargo, este no era el caso en el que se encontraba el acusado, por lo que conociendo la gravedad de la situación del enfermo, teniendo en cuenta que no estaba atendiendo a ningún otro paciente, su reiterada negativa a salir del hospital, incluso, desoyendo a la médico del 112, se concluye que concurren todos los elementos del delito de omisión del deber de socorro. Por ello, se condena al acusado a una pena de ocho meses de multa e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión durante un plazo de seis meses.

Artículos complementarios:

Sabías que…

En caso de sufrir una enfermedad grave, el seguro de Vida de Uniteco contempla que si padeces de alguna alteración del estado de salud, provocada por accidente o enfermedad, que le impiden o limiten el ejercicio de su profesión, con esta cobertura podrá hacer frente a las enfermedades más importantes, como puede ser un cáncer, un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular, trasplante de un órgano vital o parálisis, entre otras.

¿Qué daños causados por la nevada puedo reclamar?

El viernes 8 de enero de 2021 comenzó en el centro de España un temporal de nieve con una intensidad que no se recordaba desde hacía muchas décadas, y que días después se fue desplazando a lo largo de la geografía española. 

El temporal Filomena ha causado grandes daños debido a las copiosas nevadas que han asolado España 

Muchos no tuvieron más remedio que dejar abandonados sus vehículos cuando llegó la borrasca, ya que la circulación, desde su inicio, se hizo totalmente imposible. Tras una noche nevando sin parar, las ciudades se encontraban pintadas de blanco y con capas de espesor que, en algunas zonas, alcanzaban más de cincuenta centímetros. Del mismo modo, vehículos, azoteas y balcones se encontraban sepultados por la nieve. Siguió nevando hasta la tarde del sábado. 

Una vez finalizada la nevada, se hace necesario analizar los posibles daños que Filomena, nombre otorgado por la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología), ha dejado a su paso. Árboles que, por el peso, se derrumbaron sobre vehículos, ingentes cantidades de nieve caída desde cornisas y tejados o, en casos menos trascendentes, humedades en pisos superiores de edificios, derivadas de filtraciones. 

La preocupación de la población por tales daños ha comenzado a aumentar, entendiendo por ello necesario realizar un análisis jurídico sobre el tipo de daños y las posibles pólizas de las que puede derivar algún tipo de cobertura. Ante una nevada de estas características, podría pensarse que, el Consorcio de Compensación de Seguros, organismo que actúa como aseguradora ‘pública’ en casos de daños extraordinarios, podría cubrir los derivados de tan magna borrasca. 

Los daños causados por las nevadas no se encuentran incluidos en la relación de riesgos extraordinarios indemnizables 

Pues bien, este organismo emitió una nota el pasado 11 de enero en la que dejaba claro que los daños causados por las nevadas no se encuentran incluidos en la relación de riesgos extraordinarios que indemniza, y que sólo se podrá acudir a él para los casos de inundaciones por deshielo posterior con anegamiento del terreno, o vientos con rachas superiores a 120 Km/h. En cambio, no contempla las filtraciones de agua de deshielo. 

Así las cosas, el afectado, al menos por el momento y a la espera de ver si cambia dicha decisión, tendrá que acudir a su aseguradora para conocer los efectos que puede desplegar la póliza que tenga contratada. Independientemente de la idiosincrasia de cada caso, a continuación se exponen algunas casuísticas sobre a qué aseguradora acudir en ciertos supuestos. 

En el caso de las pólizas de vehículos, el artículo 2 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor estipula que, todo propietario o usuario acreditado de un vehículo, con estacionamiento habitual en España, tiene la obligación de asegurarse, al menos, con un seguro a terceros. 

En ese caso, el seguro únicamente cubrirá el traslado del vehículo al taller, donde serán reparados los daños, ya que, la póliza, no cubre daños propios. En caso de coberturas adicionales, habrá que analizar las mismas por si, como anexo, se ha suscrito, por ejemplo, una cobertura de daños en lunas. Al contrario, el asegurado que tenga contratado un seguro a todo riesgo, obviamente, tendrá cubiertos todos los daños. 

El afectado tendrá que acudir a su aseguradora para conocer los efectos que puede desplegar la póliza que tenga contratada 

Sobre el seguro de multirriesgo, el perjudicado tendrá que analizar, como siempre en estos casos, el origen del daño y, a partir de ahí, será su seguro el que le cubra el siniestro, o el de su comunidad de propietarios, si el daño se debe a un elemento común, que ha sido el que se lo ha causado. 

A modo de ejemplo, si la filtración se debe a la acumulación de agua de deshielo por una falta de impermeabilización útil de la terraza comunitaria, la entidad aseguradora que cubrirá los daños será la de la comunidad de propietarios; o, la propia comunidad, para el caso de que el daño sea debido a una falta de mantenimiento del elemento común, en ese caso, la terraza. 

En cambio, si el daño que pudiera tener la vivienda se debe a un elemento privativo que haya podido tener un perjuicio a causa del temporal, será la compañía aseguradora del usuario de la vivienda, la que lo cubra. 

DS Legal Group le asesorará y le ayudará a encontrar la mejor de las soluciones sobre las posibles problemáticas que puedan surgirle 

Obviamente, como en el caso anterior y, una vez que el Consorcio de Compensación de Seguros se ha posicionado en contra de la nieve como riesgo extraordinario, este análisis sirve para todos los casos. 

No obstante lo anterior, como ya se anticipaba, será necesario analizar, supuesto a supuesto, de manera individualizada, realizando un estudio pormenorizado del contrato de seguro suscrito para la mejor toma de decisiones. 

En DS Legal Group ponemos a su disposición un grupo de expertos en Derecho del Seguro que le asesorará y le ayudará a encontrar la mejor de las soluciones sobre las problemáticas que puedan surgirle sobre aseguramiento por los daños derivados de la gran nevada. 

Artículos relacionados: