Reclaman 250.000 € a un médico tras retirar un catéter olvidado en una operación

Tras una intervención quirúrgica el paciente refirió dolores en la espalda. Ante lo extraño del cuadro que se presentaba y tras la realización de varias pruebas diagnósticas el cirujano que lo operó por segunda vez y acabó siendo demandado fue informado de que debía quitar un quiste en la zona lumbar. La demanda reclamaba por daños y perjuicios (físicos, psíquicos y estéticos) como consecuencia de una posible negligencia médica en la primera de las intervenciones.

El paciente basaba sus pretensiones en una intervención realizada en la zona lumbar, realizando una artrodesis, siendo dado de alta de la UCI al día siguiente y trasladado a planta. Una vez trasladado notó una punzada aguda en la espalda, con una contractura en la región dorsal alta, acompañada de un cuadro febril agudo, que obligó a realizar hemocultivos, teniendo además fuertes dolores de cabeza y dificultad para respirar.

Se le realizaron varias pruebas ese mismo día, TAC, resonancia, radiografías, y analíticas para determinar el origen de estas complicaciones. El doctor demandado no fue informado de cuál era la causa de los dolores del paciente.

A pesar de ello en la noche del mismo día fue operado por el doctor demandado para proceder a extirparle un quiste, si bien se alega por la parte contraria que el adjunto le indicó, que tras ver las imágenes del TAC y la resonancia, era posible que se debieran los dolores y la clínica manifestada a la existencia de algún resto de material quirúrgico olvidado durante la intervención.

El reclamante también denuncia que dicha intervención consistió en una laminectomia, que se llevó a cabo sin firma del consentimiento informado, desconociendo la envergadura de la intervención, sus consecuencias y riesgos, y sin presentar otras alternativas.

Por la defensa del doctor, llevada a cabo por DS Legal Group los motivos de oposición fueron, en síntesis, la correcta praxis en las intervenciones médicas llevadas a cabo al paciente y la falta de daño en la existencia del fragmento de catéter en el paciente.

En casos como estos de responsabilidad civil profesional, la sentencia sentó las bases para entender cuándo existe responsabilidad del profesional médico, determinando que la obligación es siempre de medios.

Del examen y valoración de la prueba practicada, el juez determinó que tanto el diagnóstico como las intervenciones quirúrgicas llevadas a cabo por el doctor demandado fueron las correctas y conforme a la lex artis ad hoc.

No existió prueba alguna por haber causado daños derivados de estas intervenciones, ni tampoco la existencia de daños ni su relación de causalidad con la extracción del fragmento de catéter. Tampoco se acreditó negligencia en el tratamiento, diagnóstico, pruebas realizadas, seguimiento del paciente e intervenciones quirúrgicas, sino que de contrario, conforme a la prueba presentada por la defensa se acreditó que su atención al paciente fue conforme a la lex artis ad hoc, en todo momento correctas, como así se puso de manifiesto por los distintos peritos, entendiéndose que la existencia del cuerpo extraño, era en todo caso inerte y asintomática, sin afectación ni posibilidad de haber causado daño alguno al paciente.

Por el propio facultativo, que retiró tiempo después el material al demandante afirma que estaba asintomático, habiendo sido extraído el material sin problemas ni alteraciones, siendo el paciente dado de alta sin volver desde entonces.

De esta manera no se acreditó daño alguno, ni se demostró la relación de causalidad con ningún daño, la existencia de material quirúrgico, al ser este inerte, sin afectación alguna, sin complicaciones, sin repercusión alguna.

El juez además concluyó que la denuncia por información deficiente resulta civilmente intrascendente cuando no existe ningún daño vinculado a su omisión o a la propia intervención médica; es decir, no genera responsabilidad civil (SS entre otras, 21 de diciembre de 2006 y 14 de mayo de 2008) .

Finalmente el juzgador desestimó la demanda formulada por el paciente absolviendo al doctor porque no se acreditó una incorrecta actuación, relación causal de los daños, ni daño como consecuencia de las intervenciones del doctor demandado.

Dejenos su comentario.