322 profesionales sanitarios agredidos, balance de 2019

La Policía ha presentado el balance de 2019 de su plan de núcleos urbanos, en el cual refleja que las agresiones a personal sanitario han descendido ligeramente. Asimismo, los resultados también reflejan que el perfil del agresor tiene entre 35 y 55 años y que, del total de casos que terminan en agresión, más de la mitad son provocados por los acompañantes del paciente.

Durante el 2019, la Policía tramitó 294 denuncias (frente a las 298 en 2018) por agresiones contra 322 sanitarios (mismo número que hace un año) de las cuales se abrieron diligencias policiales contra 316 personas, 196 hombres y 120 mujeres.

Javier Galván, interlocutor policial nacional sanitario, explicó que el mayor número de incidencias se producen en consultas ambulatorias y en Urgencias, debido a la disconformidad por el trato dispensado por el personal sanitario, por ejemplo, por retrasos a la hora de ser atendidos. Quienes más denuncias tramitan son los médicos, seguidos por los enfermeros y los técnicos.

Cabe resaltar que, de los 294 casos, 61 son enfermeras. El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha indicado que “la situación de la profesión de Enfermería en los centros sanitarios es preocupante. A veces, la agresión se produce al mismo tiempo a médicos y a enfermeros. Insistimos permanentemente en que se denuncie todo tipo de agresión que no sea exclusivamente física, sino también verbal».

Con el fin de poner freno a las agresiones a nivel nacional y garantizar una atención personalizada a los profesionales sanitarios que se ven afectados por algún tipo de violencia o amenaza, existe un interlocutor policial nacional como punto de contacto permanente con los representantes de los centros médicos, Colegios Profesionales y autoridades territoriales competentes, a través del denominado “botón del pánico”, el cual se puede instalar en el ordenador desde el cual se consulta el expediente médico.

Es significativo el incremento de los agresores en la población mayor de 60 años y que las agresiones físicas se han reducido sobre las verbales. También, 75 casos han sido protagonizados por personas con enfermedades mentales, lo que significa que estos casos quedan encuadrados dentro de riesgos laborales. «Todos los casos han terminado con detenciones y el esclarecimiento del delito», ha subrayado el responsable policial al frente de este plan, puesto en marcha en 2017.

Por regiones

Teniendo en cuenta, por ubicación geográfica, las cifras de agresiones a sanitarios, Andalucía es la región con más casos con un total de 125, aunque cabe señalar que el refuerzo policial en la zona de Cádiz ha provocado que descienda el índice en esta provincia, pero que aumente en Málaga o Sevilla, según ha explicado el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro, y el interlocutor policial nacional sanitario, Javier Galván.

En el acto han participado representantes de los Colegios Profesionales de Médicos, Enfermeros y Odontólogos de nuestro país, así como del Observatorio de Seguridad Integral de Centros Hospitalarios. Los agentes policiales han realizado 1.090 reuniones en todo el territorio nacional y 177 jornadas de prevención de agresiones a través de técnicas de contención verbal y escucha activa.

El martes es el día de la semana más conflictivo y las franjas horarias con mayores incidencias son las 12 horas y entre las 17 y las 18 horas. Los meses de mayo y julio son los que registraron más agresiones durante 2019.