La gestión del consentimiento informado sigue causando condenas

El consentimiento informado sigue siendo la principal fuente de demandas contra los médicos. Al riesgo de no respetar la autonomía del paciente se le pueden sumar indemnizaciones añadidas como los daños morales por esa causa.

En este caso una paciente interpuso una demanda a consecuencia de los daños generados por una intervención de liposucción láser. La afectada solicitó la indemnización por secuelas, 15.000 euros por daños morales, intereses legales y costas.

Sigue Leyendo

La importancia de demostrar la ausencia de alternativas en intervenciones de urgencia

Un paciente se cayó accidentalmente en su domicilio y acudió a urgencias del hospital, donde le diagnosticaron lesiones consistentes en hematoma epidural y hematoma muscular extracraneal.

Sigue Leyendo

La historia clínica es fundamental en la defensa del médico

Esta semana analizamos la resolución judicial de un procedimiento penal en el que un paciente denunció al médico que le atendió, por la posible existencia de un delito por imprudencia en el ejercicio de su profesión. La paciente argumentó en su denuncia que existió mala praxis y error en el tratamiento y seguimiento de la patología, que tuvo como resultado la amputación del 5º radio de la mano izquierda. Esto se debió a una fractura abierta de la falange proximal del 5º dedo que, pese a haber sido operado, se optó por la amputación de esta falange.

Sigue Leyendo

El CI no obliga al médico a ofrecer resultados garantizados

En esta sentencia haremos hincapié en dos aspectos que están a la orden del día y por los que llegan muchas demandas contra los médicos: el consentimiento informado y la responsabilidad del médico como una obligación de medios y no de resultados. A continuación, desarrollaremos los mencionados puntos con más detalle.

Sigue Leyendo

La praxis médica siempre se apoya en los protocolos médicos

Una mujer demandó a su servicio público de salud alegando que se le había privado de la capacidad de decidir sobre la interrupción de su embarazo ante el supuesto de malformaciones. Durante su embarazo se le realizó la prueba del pliegue nucal a los tres meses con resultado negativo y varias ecografías con un resultado normal. Todas estas pruebas indicaban que el bebé nacería perfectamente sano. Cuando finalmente dio a luz, el bebé nació con síndrome de Down y con graves problemas cardiacos, por los que tuvo que ser intervenido.

Sigue Leyendo