Error diagnóstico y ausencia de un diagnóstico diferencial como vulneración de la lex artis

En esta ocasión vamos a analizar dos elementos fundamentales para prevenir una demanda por mala praxis: asegurar un diagnóstico certero, y en caso de duda, buscar un diagnostico diferencial que pueda disipar las posibles dudas que surjan a los facultativos.

En esta sentencia, un especialista en anatomo-patología fue condenado a indemnizar a una paciente con 100.000 euros por un error en su diagnóstico y no haber considerado la posibilidad de realizar un segundo diagnóstico diferencial. El diagnóstico inicial del facultativo demandado fue un carcinoma endometrioide de bajo grado, por lo que el ginecólogo, también demandado en la causa, actuó en consecuencia dada la gravedad del diagnóstico.

Sigue Leyendo

La importancia de reflejar los avances de las consultas en la historia clínica

Muchas veces se ha insistido en la necesidad de reflejar en la historia clínica todos los detalles en la evolución de las consultas de los pacientes ya que pueden acabar convirtiéndose en pruebas de cargo que demuestren la buena praxis de un médico.

Sigue Leyendo

Urgencias: la importancia del diagnóstico para evitar una condena por mala praxis

 

En la sentencia de esta semana veremos dos elementos claves para afrontar una demanda por mala praxis: la importancia de realizar todas las pruebas diagnósticas que estén al alcance del facultativo y el valor de trabajar con abogados y peritos especializados en derecho sanitario.

Sigue Leyendo

¿El fracaso de un tratamiento conlleva mala praxis?

En la sentencia de esta semana veremos que la mala praxis y las negligencias médicas normalmente no tienen relación con el resultado esperado de las intervenciones. Analizamos la reclamación de un paciente por una supuesta mala praxis médica en la inserción de un balón intragástrico por vía endoscópica. El paciente alegó el derecho a obtener una indemnización.

Sigue Leyendo

La prueba diagnóstica: pensamiento del paciente vs realidad

En la sentencia de hoy veremos la precisión de los riesgos de una prueba diagnóstica y profundizaremos en las reclamaciones que ponen los pacientes después de estas.

Una paciente acudió al hospital porque por presentar fuertes dolores en espalda y cuello y hormigueos en brazos y manos. Los médicos decidieron realizarle una prueba de electromiograma y estudio de velocidad de conducción nerviosa. El estudio se hizo en ambas manos, con electrodos de anilla para estímulo eléctrico de los dedos que iban a ser explorados, resultando negativo en el lado derecho y positivo de grado leve en el izquierdo. Además, como se quejaba de dolor cervical previo, se llevó a cabo la prueba de diagnóstico conocida como EMG.

Sigue Leyendo