Caídas sufridas en las consultas médicas

Puede resultar curioso y anecdótico pero es frecuente que los diferentes pacientes que acuden a las consultas médicos sufran importantes caídas en las instalaciones de estos centros sanitarios.

Uniteco Profesional ha tenido que dar parte de este tipo de siniestro a las Compañías de Seguros que asumían ese riesgo en las Clínicas, para que en muchos de ellos se designara un despacho de abogados para asumir la defensa que defiendan a los asegurados de las reclamaciones correspondientes.

A modo ilustrativo, reproduciremos algunos casos llamativos que se han presentado.

Desmayo en la consulta
Una paciente acudió a consulta por presentar un cuadro de dificultad respiratoria, inflamación de la legua y enrojecimiento en la piel, una hora después de haber tomado penicilina. A la paciente se le administra Urbason intravenoso y se le recomienda que permanezca acostada en la camilla. Transcurrido un tiempo, la paciente se levanta de la camilla y se desmaya, cayéndose al suelo sin que nadie hubiese podido evitarlo. Debido a la caída se corta la cara con un cristal.

Los efectos de la anestesia
Tras realizar un tratamiento de implantología, se le advierte que debe permanecer sentado hasta que pasen los efectos de la anestesia, no obstante decide marcharse por sus propios medios de la Clínica y bajar las escaleras, desatendiendo las recomendaciones del facultativo que le atendió y de las auxiliares. Antes de salir de la clínica dental sufre una caída y es trasladado a un hospital público donde le atienden, posteriormente remiten factura por los gastos que originó. Se consigue probar que tanto la clínica dental como sus trabajadores actuaron de manera correcta y que no hay responsabilidad por la caída.

Tropezón con una silla de ruedas
En una Residencia geriátrica, uno de los residentes se tropieza y se cae de forma aparatosa con la silla de ruedas de otro huésped de la residencia al salir del ascensor. Se le traslada a Urgencias y finalmente se le interviene por rotura de cadera. Tras darle de alta vuelve a la residencia y comienza la rehabilitación correspondiente. El perjudicado reclama a la residencia una indemnización por las graves lesiones, al entender que fallaron los mecanismos de vigilancia y control de los residentes por parte del personal del geriátrico. Finalmente se absuelve a la residencia de la responsabilidad que se le quería imputar.

Tropiezo con una alfombra
Un paciente que se trataba en un centro de rehabilitación sufre una caída al tropezarse con una alfombra que se encontraba en la entrada del centro causándole un empeoramiento de su dolencia, suponiendo una serie de días más de baja de las inicialmente planteadas. El paciente reclamó amistosamente por los días adicionales que debió permanecer de baja.

Finalmente no se le indemnizó al probarse que la alfombra cumplía con la normativa de seguridad y los otros pacientes que se encontraban en el recibidor señalaron que la causa de la caída es un tropiezo fortuito del paciente y en ningún caso se deslizo la alfombra ni esta estaba levantada por ningún lado.

En definitiva, es importante tener seguros que respondan antes todo tipo de circunstancias.

Dejenos su comentario.