¿Cómo puedo evitar que los incumplimientos de un paciente se acaben volviendo en mi contra?

Son muchas las ocasiones en las que los incumplimientos de las obligaciones que tienen los propios pacientes con respecto al tratamiento que el médico está llevando a cabo, derivan en una reclamación por responsabilidad contra el profesional. Aquí damos algunos consejos para que esto no ocurra o –al menos- se resuelva de la manera más favorable para el médico.

Al hablar de actos médicos pasamos por alto que la relación médico-paciente conlleva a una serie de derechos y obligaciones para ambas partes para que el desarrollo y evolución del tratamiento que se esté llevando a cabo sea lo más correcto posible.

Es obvio que el paciente tiene reconocidos unos derechos que incluso están regulados por ley, véase la Ley de Autonomía del paciente entre otras, pero hemos de ser conscientes que la relación médico-paciente debe ser recíproca, lo que implica que también tiene una serie de obligaciones, tan importantes como sus derechos, que debe cumplir y respetar.

La especialidad en la defensa de los asuntos de derecho sanitario en el bufete DS Legal Group nos ha permitido apreciar de forma práctica cómo el incumplimiento de los pacientes influye de forma decisiva y negativa en el devenir de un tratamiento. Podemos citar a modo de ejemplo algunos supuestos que seguramente le serán familiares:

– Pacientes que ocultan información, antecedentes o mienten en la anamnesis.

– Pacientes que, de forma no intencional, omiten datos o síntomas a los que no dan importancia o, también el caso contrario, añaden síntomas que no padecen.

– Que no se toman los medicamentos pautados o desobedecen las instrucciones dadas para la toma de los mismos.

– Pacientes que no siguen las instrucciones de reposo, rehabilitación, etc.

– Que acuden a otro profesional y siguen un tratamiento paralelo que ocultan al médico.

– Que no acuden a las citas o revisiones pautadas, o que las espacian hasta el punto de poner en peligro el correcto desarrollo del tratamiento.

– Que llegan a abandonar el tratamiento impidiendo al profesional concluir el mismo.

Para prevenir que la propia falta de diligencia del paciente se vuelva en contra del médico y pueda efectuar una defensa correcta ante cualquier reclamación que pudiera recibir, no es necesario realizar grandes esfuerzos, sino ser más cautos en nuestro trabajo del día a día, para ello facilitamos unos consejos que nos pueden ayudar en estas eventualidades:

– Cuidar la información del tratamiento al paciente y procurar obtener el consentimiento informado por escrito, firmado por el paciente con antelación suficiente al inicio del tratamiento y adaptado al caso particular.

– Recoger en la historia clínica la anamnesis del paciente de la forma más detallada. Para ello se suelen utilizar encuestas donde el paciente informa de su estado de salud y así se tiene constancia por escrito de sus antecedentes, comunicados por él mismo.

– Procurar realizar una historia clínica lo más completa posible, reflejando los incidentes que ocurran con el paciente, como la falta a las citas, la desobediencia a las indicaciones dadas por el médico o un posible abandono del tratamiento.

– En casos extremos, como abandonos de tratamiento o incumplimiento grave de las pautas que indica el médico, se puede realizar un consentimiento informado escrito en el que se exponga al paciente los riesgos de su incumplimiento.

Si nos encontramos con un incidente con un paciente en el que no sepamos cómo actuar, es conveniente contactar con su seguro, con Uniteco Profesional, para que le ponga en contacto con un abogado especialista en derecho sanitario y le pueda ayudar en estas pautas preventivas.

Debemos reiterar que el seguimiento de estas pautas no impedirá que el médico reciba una reclamación, pero ayudarán a que se pueda realizar una mejor y más rápida defensa de sus intereses.

Israel Torres Lorente
Abogado de DS Legal Group

 

Dejenos su comentario.