Consejos para evitar una reclamación

Las reclamaciones a odontólogos están creciendo severamente. Este año 2017, con motivo del auge de los reclamadores online y nuevos despachos que se dedican a ello, se espera recibir más de 20.000 reclamaciones, una cifra muy elevada comparada con otros años.

En nuestra experiencia, hemos podido constatar que muchas de las demandas que se reciben actualmente se pueden evitar o minimizar siguiendo unas recomendaciones muy sencillas:

1. El Consentimiento Informado: Elemento clave en el mundo sanitario. Debe ser entregado al menos con 24 horas de antelación a la intervención, con todo el proceso explicado minuciosamente y dirigido a la persona a la que va a intervenir. Más del 70% de las reclamaciones a odontólogos vienen por la falta del consentimiento informado, porque tengan defectos o porque sean demasiado generalistas, un hecho que implica mala praxis del profesional.

Uniteco ofrece un servicio de consentimiento informado digital a sus clientes

2. Correcta realización de la historia clínica, columna vertebral de cualquier proceso asistencial: la historia clínica de cada paciente debe de ser completa y detallada. Es muy difícil desmentir a un paciente descontento porque actualmente no se están realizando unas buenas historias clínicas. Hay que plasmar el cuadro clínico del paciente y sus antecedentes, además de las incidencias que vayan ocurriendo, como incumplimientos de las recomendaciones terapéuticas o retrasos en las citas, junto a todos y cada uno de los actos clínicos que se lleven a cabo, de cuya consecución lógica determine que en todo momento se actuó conforme a la clínica de un paciente en su propio beneficio.

3. Comunicación entre odontólogo y paciente: El canal de comunicación entre paciente y profesional tiene que ser más estricto. Hay que dejar claro al paciente qué le vamos a realizar y lo que supone para él. Este deber de información debe ser siempre verbal, tomarse el tiempo necesario para ello y reflejarlo en la historia y en el consentimiento informado, por el cual el paciente, mediante su firma, consiente libre y voluntariamente a someterse al tratamiento propuesto y asumir los riesgos y complicaciones que ello implica.

Se esperan más de 20.000 reclamaciones a odontólogos solo en 2017

4. Cultura del seguro: Es necesario crear una cultura del seguro dentro de la odontología. Hay que interesarse por él para que en el caso de tener que ser utilizado tenga un seguro personalizado y adaptado a sus necesidades, que cubra todos los hechos y eventualidades de su actuación y responda por usted debidamente.

5. Ante cualquier indicio de problema hay que ponerse inmediatamente en contacto con el abogado: Antes de responder a un paciente sobre una complicación en un tratamiento o cirugía póngase en contacto con su abogado. También, ante cualquier tipo de reclamación o queja que le pueda hacer es recomendable que hable con su abogado antes de que se llegue a algo formal. Cuanto antes se sepan las causas o la intención que tiene un paciente, será más fácil trabajar.

Dejenos su comentario.