Por qué un corredor de seguros es la respuesta a sus preguntas

Hay que recordar que el precio de un seguro se determina no solo por las garantías que tiene, ni por los servicios incluidos, ni por las normas de pagos de siniestros, sino también por una multitud de pequeños detalles que hacen que un corredor como Uniteco Profesional sea imprescindible si se quiere tener buenos productos y a la hora de un siniestro estar tranquilo por que todo se hizo bien y además por tener un asesor que vele por sus intereses en esos momentos no deseados.

Se puede pensar que un intermediario encarecerá el producto, pero la realidad es que, por norma general, el corredor “compra al por mayor” en la compañías aseguradoras por lo que gracias a su capacidad negociadora consigue un ahorro significativo, además de ahorrarle también quebraderos de cabeza buceando en la letra pequeña.

De todas maneras, cabe recordar que un seguro se contrata no por el precio sino porque se tiene un riesgo que puede desestabilizar la economía familiar o destruirse totalmente dependiendo de lo que hablemos.

La selección de un buen seguro adaptado a sus necesidades no es una táctica comercial de los corredores, es una realidad. El mercado asegurador es uno de los más regulados del mundo y la ley es muy clara al respecto.

En los productos de responsabilidad civil profesional esto nos hace ser más escrupulosos todavía ya que un siniestro en este campo suele tener consecuencias desastrosas si vienen mal dadas y el seguro no es todo lo bueno que se esperaba. En estos casos la solución más inteligente es trabajar con los mejores: cuanto más cubierto se esté en responsabilidad civil profesional, los médicos serán capaces de no sufrir en su carrera o en su profesión las consecuencias de una sentencia condenatoria.

El seguro Premium en su modalidad integral  de Uniteco Profesional es el seguro más completo de Responsabilidad Civil Profesional para un médico o dentista.

A este respecto conviene recordar que no es suficiente con realizar una praxis médica impoluta, ya que muchas veces las condenas llegan por defectos de forma, como puede ser no haber aportado un consentimiento informado completo o, simplemente, haberlo traspapelado. Le sorprendería conocer la cantidad de pequeños detalles, “ajenos” a la realidad de la medicina, que suponen un peso en la balanza de la condena, que es una realidad y no ciencia ficción.

Porque somos humanos, no podemos asegurar que todos nuestros actos médicos van a ser perfectos. Un fallo “tonto” o el fallo de alguno de nuestros colaboradores pueden dar al traste con toda una vocación.

No deje que el azar le juegue una mala pasada y déjese aconsejar por nuestra experiencia. El mejor seguro de responsabilidad civil profesional es el que le protege en cualquier circunstancia que ponga en peligro a su profesión.

Dejenos su comentario.