¿Qué ocurre cuando hay varios profesionales demandados?

En una reclamación por responsabilidad civil profesional sanitaria es normal ver afectados a distintos profesionales, que actuaron en un tratamiento o cirugía. En estos casos existen diferentes posibilidades dependiendo de si se nos juzga por lo penal, lo civil o lo administrativo. Además, estos casos requieren una estrategia diferente a la hora de enfrentarse a las acusaciones.

Ante la actuación sobre un paciente son muchos los profesionales implicados: distintos médicos con diferentes especiales, personal de enfermería, etc. A esto debemos sumar que en caso de presentarse una reclamación esta no solo podrá ir dirigida contra los profesionales sanitarios sino que también podrán dirigirse contra otros agentes como la clínica en la que se realizó la intervención, el servicio público de salud, entidades aseguradoras, etc.

Nuestra recomendación en la defensa de procedimientos de responsabilidad civil profesional de este tipo es que siempre exista una misma dirección, una estrategia común, a pesar de que pueda existir una pluralidad de partes.

Como regla general no suele existir entre los diferentes profesionales conflictos de intereses, pero si así fuera, por estar mezcladas actuaciones diferentes por especialidades, personal sanitario o cualquier otro caso, la fórmula defensiva debe ser la misma evitando un cruce de acusaciones entre las partes a pesar del conflicto de intereses ya que supondría dar armas a la acusación.

Todas las defensas se deben encontrar coordinadas y buscar una sentencia favorable para la pluralidad de partes. Es fundamental no caer en la estrategia del contrario (divide y vencerás).

Además, en el caso de que basemos nuestra defensa en exculparnos solo a nosotros, podríamos dejar en el juez la sensación de que intentamos ‘escurrir el bulto’, por lo que será más probable recibir una condena en la que todas las partes deberán responder solidariamente.

Por esto, cuando nos toque defender nuestra actuación debemos de evitar que se nos utilice de peritos para la intervención de terceros: no deben de utilizarse nuestras declaraciones para procurar la condena de otro profesional.

Desde el punto de vista profesional, cuando no estemos de acuerdo con una actuación lo más prudente será siempre remitir al profesional que actuó sobre el paciente, pues no debemos de olvidar que la medicina no es una ciencia exacta, por lo que quien puede explicar lo realmente ocurrido es el propio profesional que decidió una actuación y no otra.

Dejenos su comentario.