Demandados porque los resultados de la autopsia no eran concluyentes

Esta semana veremos cómo ser un buen profesional, cuidadoso, dedicado y responsable con los pacientes puede llevarnos a tener que acabar pasando el mal trago de tener que explicar nuestras actuaciones en el juzgado.

En esta sociedad de la reclamación, las cuales van incrementándose de una manera exponencial año a año, cualquier posible dato de supuesto error o desconocimiento de lo realmente ocurrido en un curso clínico del tratamiento de un paciente puede llevarnos a tener que acabar peregrinando por el desagradable mundo judicial.

En el caso de la semana veremos cómo todo un servicio de una especialidad tuvo que declarar ante un juez de lo Penal por la sola razón de realizar escrupulosamente su trabajo. Al desconocerse la causa de la muerte de un paciente se solicitó una autopsia clínica por los médicos que mostraron que pudo haber fallecido por una posible hemorragia, aunque sin que se conociera la causa real de dicha hemorragia y sin que la autopsia fuera concluyente.

Este hecho provocó como reacción una querella por parte de los familiares que responsabilizó a todos los médicos que habían visto al paciente por no poner los medios técnicos y humanos a disposición del enfermo. Dicha afirmación era una falacia por cuanto que los medios puestos a disposición del paciente, tal y como constaba en la historia clínica, fueron mayores que los protocolarios.

El paciente fue ingresado en el servicio de Gastroenterología para estudiarse un diagnóstico que traía de otro hospital. Durante los días que estuvo ingresado en observación se le hicieron numerosas pruebas diagnósticas, TAC, analíticas, RX, colonoscopias, etc. A pesar de ello, el paciente presentaba unos fuertes dolores que no eran compatibles con el diagnóstico inicial, aunque fueron mitigándose.

Finalmente, de madrugada, el paciente falleció sin conocerse la causa de la muerte. Ante lo extraño del caso los médicos, con el fin de poder alcanzar una respuesta, decidieron y propusieron a los familiares una autopsia clínica.

A pesar de que el resultado de la clínica no fue concluyente pues no determinaba cuál fue la causa de la hemorragia, este hecho hizo que todos los médicos tuvieran que declarar por los hechos ocurridos poniéndose en tela de juicio su profesionalidad. La familia del paciente no comprendió que, en ocasiones, los resultados de las autopsias no son concluyentes en determinar la causa de la muerte de un paciente, lo cual les llevó a demandar a sus médicos.

Dejenos su comentario.