Un accidente en un reconocimiento termina con el doctor esposado

En la reclamación de esta semana analizaremos la experiencia esperpéntica que tuvo sufrir un profesional sanitario como consecuencia de un abuso policial por el cual fue obligada a salir de su centro de trabajo esposada por la policía.

La profesión sanitaria está sufriendo ataques por varios frentes. No solo se ven afectado por los recortes, por la falta de educación de algunos pacientes, sino que en más ocasiones de las que nos gustaría se ven atacados por distintos organismos públicos o semi públicos.

El presente caso tiene sus antecedentes en un hospital público con varios pacientes en planta. Se recibe un aviso para medicina interna para que sea valorado un paciente que ha sufrido un empeoramiento. En la misma habitación donde se produce la urgencia, se encontraban los familiares de otro de los pacientes.

Cuando llegan a planta el doctor y la enfermera solicitan a los familiares del paciente que no iba a ser explorado que abandonen la habitación para poder ver al paciente de la urgencia. Durante la actuación médica, tanto la enfermera como el doctor, se ven sorprendidos al oír un ruido fuerte. Al volverse comprueban que el compañero de habitación del paciente que estaba siendo atendido se había caído al suelo.

A partir de este momento, se procede a avisar a los especialistas y se activa el protocolo de TCE. A pesar de la pronta respuesta de todo el personal sanitario y una actuación conforme a la lex artis ad hoc, el lesionado sufrió un hematoma subdural que no superó y acabó falleciendo.

Como consecuencia de estos hechos, se presentó una denuncia contra el hospital y, concretamente, frente al doctor y la enfermera, siendo la instrucción llevada a cabo por policías judiciales.

Estos se personaron en las dependencias del hospital y obligaron a salir al doctor esposado, a pesar de que había manifestado que les acompañaría libremente.

Cuando se personaron los abogados e intercambiaron impresiones con la policía y el doctor, se sorprendieron de la actitud déspota de la policía quienes sin orden judicial había procedido a realizar una detención innecesaria. Se les había informado que nuestro cliente sí quería declarar pero que prefería realizarlo delante del juez en atención al cariz que habían tomado los hechos.

La amenaza de los mismos fue que o declaraban ante ellos primero o que siendo viernes le dejarían 24 h en prisión antes de ponerlo a disposición judicial.

Finalmente, después de varios procedimientos se consiguió poner en libertad al doctor y se demostró que la actuación médica llevada a cabo por el mismo se ajustó a los protocolos médicos siendo archivado el procedimiento.

7 Comentarios

  1. …¿Siendo archivado el procedimiento? ¿Y el viaje turístico esposado a la comisaría? Claro, como tan solo es un médico y no un amiguito de los policías, léase político, ya se le puede ningunear, menospreciar, difamar y cuando, muy a pesar de muchos, se determina que el profesional se ha ceñido a los protocolos y al sentido común, puesto que todavía no parece oportuno inventarse acusaciones falsas, se le suelta… archivando el procedimiento y no pidiendo disculpa públicamente y tomando medidas contra los matones que le detuvieron.

    Contesta
  2. Por experiencia propia os diré que últimamente la policía abusa mucho, amenazan con dejarte encerrado 24/48 horas para que pases directamente al juez (juicio rápido) solo lo hacen por que en esos casos ellos reciben una prima , una compensación económica con la que arreglar un poco su sueldo. Por dinero se arriesgan a abusar de su autoridad. Si las cosas ocurren en fin de semana aprovechan para mentirte y te dejan pillado hasta que acudes al juez y así cobran un poquito más, picaresca policial.

    Contesta
  3. ¿Y hubo algún procedimiento contra los cuerpos policiales? ¿Por detención ilegal o por chulería ilegal o por lo que fuera? Es que la indefensión ha sido manifiesta.

    Contesta
  4. El archivo del procedimiento se refiere al que se abrió al médico por la muerte accidental del paciente que cayó al suelo mientras se encontraban reconociendo al otro paciente.
    En cuanto a la actuación policial el médico se reservó el derecho a responder jurídicamente por estos hechos.
    Lo llamativo de este caso también se debe a que a pesar de que los hechos sucedieron en un hospital público y el médico estaba amparado por la defensa legal de su seguro de responsabilidad civil contratado por la Administración, el único que respondió fue el mediado en este caso por Uniteco Profesional.

    Contesta
  5. La policía está muy subidita… Pretenden tener autoridad fuera y dentro de la consulta. Yo ya les he tenido que poner en su sitio varias veces en Urgencias. No les entra en la cabeza que la autoridad, de puertas para adentro del ambulatorio, es el médico. Tampoco entienden que un detenido no pierde su derecho a ser atendido como cualquier otro paciente y que por tanto durante su valoración, salvo petición del médico y por seguridad, ellos no pueden permanecer en la consulta. ¿Qué parte no entienden de que el detenido sigue teniendo derecho al secreto médico? Lo mismo sucede con confundir el derecho del detenido a la asistencia médica, a la obligación a la misma. Miles de veces traen a Urgencias a detenidos sin lesiones y sin haber pedido ser vistos por un médico, para que se les emita un parte de lesiones… ¿No comprenden que no existe el parte de “no lesiones”?
    En fin, si no hacemos valer nuestra autoridad, entre unos y otros nos comen: pacientes, familiares, policías… Por eso, yo no paso ni media.
    Un saludo y ánimo colegas.

    Contesta
  6. yo sufrí una experiencia similar pues estando de guardia la policía me sacó de la consulta y me llevó a declarar por negarme a firmar un certificado de fallecimiento y estuve junto a detenidos que no hacían más preguntarse la misma pregunta que yo: ¿que hacía allí?
    Luego se dieron cuenta que mi identidad no era la misma que el médico que se había negado a firmar y que ya había terminado su turno y me había dado el relevo con anterioridad. O sea que no identificaron a mi persona hasta que llegué a las dependencias policiales. Con una pregunta sobre mi identidad y de la del compañero que fue denunciado hubiera bastado.
    Creo que disculparse no bastaba porque el centro médico se quedó sin asistencia hasta que fue reconocido el error. Esperpéntico!!!

    Contesta

Dejenos su comentario.