Entrevista a los gestores de DS Legal Group del seguro gratuito COVID-19 de UNESPA para profesionales sanitarios

El pasado 7 de abril, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), suscribió un seguro de Vida gratuito para todos los profesionales sanitarios que luchan contra la COVID-19. Este seguro, que en principio estaba vigente hasta el pasado 13 de septiembre, ha ampliado su cobertura hasta el próximo 31 de octubre.

El seguro ofrece un capital asegurado de 30.000 euros en caso de fallecimiento por causa directa del virus, así como un subsidio de 100 euros diarios por hospitalización, siempre que el ingreso supere los tres días y hasta un máximo de dos semanas. Por tanto, estos pagos oscilan entre los 400 y los 1.400 euros por afectado.

DS Legal Group, despacho líder en la defensa de los profesionales de la salud en nuestro país, ha puesto a disposición de todos los sanitarios un equipo de abogados expertos para gestionar este seguro, de forma totalmente gratuita. Margarita García, María Reyes, Sol Horcajuelo y Óscar Fernández llevan varios meses trabajando para ayudar al profesional a realizar los trámites para percibir dicha prestación.

¿Cómo creen que ha reaccionado el profesional sanitario con respecto a este seguro colectivo?

Teniendo en cuenta que pueden acceder a la información de este seguro en numerosas páginas web, así como a través de teléfonos habilitados expresamente para prestar esa información, hemos observado que muchos de ellos directamente han preferido llamarnos a nosotros para que les resolviéramos sus dudas, para exponernos su caso concreto y valorar si tendrían derecho o no a dicha prestación, lo cual confirma la confianza depositada en DS Legal Group por parte de la comunidad sanitaria.

¿Hoy en día seguís recibiendo llamadas?

Debido a la ampliación de la vigencia del Seguro hasta el próximo 31 de octubre, que en principio era de seis meses a contar desde el inicio del estado de alarma, es decir, desde el 14 de marzo hasta el 13 de septiembre, hemos vuelto a recibir un aluvión de llamadas para gestionar las solicitudes de la prestación en nombre de los profesionales sanitarios.

¿Cuáles son los problemas que más se os han presentado?

Los sanitarios que tienen derecho a la prestación piensan que no deben pagar nada porque se trata de un seguro gratuito, sin embargo, a nivel jurídico no es una prestación con motivo de un seguro contratado, sino que se trata de una donación que realiza la patronal del seguro a los asegurados, con el consiguiente abono del impuesto correspondiente por parte de los profesionales. Es este hecho quizá el más desconocido y el que más dudas suscita en los sanitarios. No obstante, y a pesar de parecer una autoliquidación compleja, se facilita una guía donde se recogen los pasos a seguir para realizar dicha liquidación, de manera que a priori no es necesario solicitar ayuda externa, como la que puede proporcionar una gestoría, para realizar este paso.

¿Cuál es el perfil profesional que habéis atendido?

Nos gustaría destacar que, a pesar de haberse ampliado la protección gratuita a todo el personal de centros sanitarios, donde han entrado a formar parte el personal administrativo, de limpieza, cocina, mantenimiento y lavandería, así como los psicólogos clínicos, todos los especialistas y técnicos superiores, los odontólogos e higienistas dentales, los logopedas, los fisioterapeutas de atención primaria y de residencias de mayores, los terapeutas ocupacionales y los trabajadores sociales, entre muchos otros perfiles profesionales, las llamadas que hemos recibido han sido mayoritariamente de médicos y odontólogos.

Habéis mantenido muchas conversaciones con el personal sanitario de todo el territorio nacional, ¿qué es lo que más destacaríais?

El hecho de ayudar al personal sanitario a gestionar esta prestación ha supuesto que conozcamos de primera mano lo que ha significado para ellos trabajar en esta crisis sanitaria. Muchos profesionales nos han transmitido sentimientos de miedo, estrés y crisis personal que han tenido que superar para poder combatir esta pandemia. Una de las mayores preocupaciones que destacan es su miedo a los posibles efectos secundarios que pueda acarrear el haberse infectado por coronavirus.

¿Se han podido beneficiar de la prestación todos los profesionales sanitarios contagiados que os han llamado?

Aunque es cierto que la prestación se ha ampliado a todo el personal sanitario, muchos profesionales médicos no han podido acogerse a ella, ya que se infectaron y fueron ingresados unos días antes de la fecha que se estableció para poder recibirla. Asimismo, muchos sanitarios que no fueron ingresados en hospitales, sino en los hoteles medicalizados, tampoco han podido beneficiarse de esta prestación.

¿Cómo os habéis sentido desde el despacho gestionando la solicitud de las prestaciones?

Es un orgullo poder ayudar a todos los profesionales que han estado en primera línea de batalla, luchando. Nos sentimos afortunados de poder contar con sanitarios con una calidad, tanto profesional como personal, envidiable.