Errores médicos por la confusión en la entrega de pruebas diagnósticas

¿Qué ocurriría si entregara erróneamente el diagnóstico de un paciente a otro?, ¿le suena? Seguro, pues ocurre y es una confusión que puede terminar en los tribunales.

Aunque pudiera resultar imposible o impensable que esta situación se nos pueda dar en la actualidad, con todos los protocolos que existen en todos los centros de trabajo, todos los años alrededor de un 0,5 % de los siniestros en los que se reclama al centro médico, al profesional o a ambos se deben a este error de bulto.

El fundamento de la reclamación puede variar y podemos distinguir:

1.- Reclamación por daños morales:

Este tipo de reclamaciones suelen venir condicionadas al no haber provocado en el paciente un daño cierto u objetivo. Obliga al reclamante a intentar obtener un lucro por su reclamación alegando zozobra, malestar y/o grandes perjuicios psíquicos como consecuencia de dicho error, estableciendo una reclamación a tanto alzado.

Ejemplo: Reclamación por cambio de informe tras la relación diagnóstica de un TAC.

A la paciente dentro del curso clínico y control, se le mandó realizar una prueba de TAC para posterior valoración por el especialista. La paciente acudió al centro especializado para la realización de la prueba Dx haciéndosele entrega de la prueba y del informe del mismo. En el informe venían por error las conclusiones relativas a otra paciente y otra prueba. La paciente en su casa abrió y leyó el informe que venía adjunto a la prueba siendo el resultado del informe de máxima gravedad.

Vista la prueba por el especialista se evidenciaba que el informe no correspondía con la prueba por lo que se subsanó el error y se remitió al especialista el informe correcto sin causar daño alguno al paciente.

2.- Reclamación por pérdida de oportunidad:

Este tipo de reclamaciones tiene por objeto la reclamación de un daño difícil de cuantificar por el error diagnóstico ocasionado. Como consecuencia de este error el paciente no es convenientemente tratado y cuando se descubre el error puede haber pasado un tiempo que provoca que el diagnóstico sea peor como consecuencia del retraso y la falta de tratamiento perjudicando la evolución del paciente.

Ejemplo: Reclamación por error de interpretación del anomatopatólogo

Tras la extirpación de un nevus este es remitido al anomatopatólogo con el fin de su estudio y valoración. Esta pieza, por un error de gestión, no es valorada y se entrega un informe diferente al que le hubiera correspondido. Finalmente el diagnóstico fue de melanoma siendo confirmado un año después aunque el paciente no sufrió daño alguno alegó una pérdida de oportunidad por retraso del diagnóstico si bien el daño no se ha producido y, a pesar del error, sí había tenido tratamiento con la resección realizada por el cirujano.

3.- Reclamación por daños como consecuencia del error:

Este tipo de reclamaciones tiene por objeto la reclamación de un daño causado como consecuencia del error del informe dándole la paciente un tratamiento que no le corresponde.

Ejemplo: Reclamación de daños por entrega de TAC diferente a un paciente

En el presente caso el paciente estaba siendo valorado por oncología solicitándose un TAC de control. Este TAC informaba que el proceso había evolucionado desfavorablemente procediéndose a un tratamiento invasivo. Posteriormente se descubrió el error reclamando el paciente por los daños ocasionados al someterse a un tratamiento que no hubiera tenido que someterse presuntamente si el informe hubiera sido el correcto.

Dejenos su comentario.