España supera la media europea de supervivencia a los cinco años para muchos tipos de cáncer

La supervivencia de pacientes con cáncer es algo de lo que presume la sanidad española. Este es otro aspecto positivo incluido en el último informe sobre el perfil sanitario de España, elaborado por la OCDE en colaboración con la Comisión Europea.

En comparación con la media de la Unión Europea (UE), España consigue resultados ligeramente superiores. En particular, con respecto a la supervivencia tras el diagnóstico de distintos tipos de cáncer, como el de mama, de colon y de próstata. Respecto al cáncer de pulmón, nuestro país se sitúa ligeramente por debajo de la media, con un 14 %, frente al 15 % de la UE.

El de pulmón es uno de los cánceres más frecuentes en España. En 2019 se han detectado 29.503 nuevos casos entre la población general, según recoge el informe Las cifras del cáncer en España de 2019. Aun así, teniendo en cuenta su alta mortalidad, su prevalencia a los 5 años es relativamente baja, con 28.833 pacientes comparado con, por ejemplo, los 22.896 casos diagnosticados en 2018. A pesar de todo, los avances terapéuticos creados en los últimos años para tratar el cáncer de pulmón están siendo muy llamativos y podrían cambiar esta tendencia.

En cuanto a los datos recogidos en el informe y referentes a pacientes diagnosticados entre 2010 y 2014, España mantiene unas elevadas tasas de supervivencia de cáncer a los cinco años. Asimismo, para el cáncer de próstata la tasa es del 90 % frente al 87 % europeo; en cáncer de mama la supervivencia española se sitúa en un 85 % frente al 83 % de la media europea. Para finalizar, la supervivencia en cáncer de colon es del 63 %, tres puntos por encima de la tasa de supervivencia de la UE (60 %).

La OCDE informa de que la ampliación realizada en España de los programas de detección de cáncer de mama y colorrectal es la que ha provocado esta mejoría, facilitando así el diagnóstico precoz. A pesar de estos avances, los expertos también recuerdan que “se puede seguir avanzando para abarcar más plenamente a los respectivos grupos destinatarios de población”.

El documento europeo concluye que la calidad de la atención del cáncer ha mejorado mediante la introducción de equipos multidisciplinares y redes contra esta enfermedad, además de gracias a un uso más extendido de directrices clínicas y un acceso más rápido a medicamentos innovadores.