La necesidad de la especialización de los peritos médicos

En los últimos años se ha producido un aumento notorio de la demanda de peritos médicos a fin de que realicen dictámenes periciales que valoren la praxis médica de un profesional sanitario en una actuación concreta, o también para que realicen dictámenes periciales en los que valoren los posibles daños corporales del paciente que se ha sometido a un tratamiento médico.

Este aumento de encargos para la elaboración de este tipo de informes es consecuencia, lógicamente, del mayor número de reclamaciones que se están iniciando en la actualidad contra el sector sanitario, reclamaciones que normalmente van acompañadas de un informe pericial, que a su vez, muy probablemente, será rebatido por un contrainforme aportado por la parte reclamada.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el atractivo económico que tiene la realización de dictámenes periciales médicos para muchos profesionales del sector, pues es un trabajo bien remunerado y, por tanto, un buen complemento a los ingresos que pueda percibir el profesional.

Estos dos factores, han animado a muchos profesionales sanitarios a la realización de informes periciales, que en un gran número de ocasiones no tienen la experiencia ni los conocimientos legales para realizar una peritación de calidad exigible. Muchos profesionales entienden que están facultados para elaborar informes periciales amparándose en la posesión del título de medicina o de una especialidad; si bien, la posesión de estas titulaciones no les convierte en peritos profesionales y esto repercute mucho en la calidad de sus informes.

Se puede afirmar que en la actualidad no existe un control sobre las peritaciones que se realizan, ni sobre quién las realiza. Cualquier médico puede realizar hoy día un informe a pesar de que no haya demostrado estar cualificado para ello; esta situación da lugar a que se realicen peritaciones que desprestigian esta profesión.

No debemos olvidar que la peritación de asuntos médicos es una rama más de la medicina, una especialización, y sólo se debería permitir la realización de estos informes a aquellos profesionales que sean médicos en activo, con práctica clínica de su especialidad y como mínimo con un título de experto o master en peritación.

Es necesario pues, que al igual que se exige que cada médico actúe en el ámbito de su especialidad, que se exija lo mismo para la realización de las peritaciones, y que el juez no acepte un informe pericial médico de un especialista en urología cuando se está tratando acerca de una intervención de un neurocirujano por un tumor cerebral, como ejemplo de algo que ha sucedido en la realidad.

Hay que decir también que diversos organismos están estudiando que los peritos judiciales tengan que pasar unos filtros a fin de garantizar la calidad del servicio de peritación; así está previsto en el anteproyecto de ley de servicios y colegios profesionales que en breve se tramitará en el Parlamento.

Fernando Álvarez
Abogado DS Legal Group

 

2 Comentarios

  1. Hay una especialidad como la Medicina Legal y Forense que forma y capacita a los profesionales. Las competencias profesionales las otorgan el estar en posesión de un título de especialista reconocido y registrado.

    La regulación debe partir de estas premisas y no de las titulitis que en muchos casos se otorgan sin ningún control.

    Mientras fomentemos dicha titulitis (cursos de especialización, master,…) no tendremos nada que hacer.

    Contesta
  2. Cada médico debería abarcar el área correspondiente a su especialidad y frontera. Mínimo de experiencia 10 años como especialista.

    Contesta

Dejenos su comentario.