La tranquilidad no entiende de horarios

Si pensamos en Andrés Iniesta nos viene a la mente rápidamente el gol de Sudáfrica, el que nos hizo campeones del Mundo. Pensamos en un as del balón, en un tipo introvertido, reservado, en alguien que precisamente no destaca por gozar de unas habilidades sociales que se recuerden.

Pero fue precisamente Andrés Iniesta quien dijo una frase, en el documental ‘Cuando fuimos campeones’ de Informe Robinson, que, casi diez años después, sigue retumbando en mi cabeza como un mantra, como una lección de vida: “el sentirte feliz como persona es superior a cualquier triunfo, es como lo veo”. Iniesta manejaba las ilusiones de millones de personas a través de su trabajo, los médicos lo hacen con las vidas.

Siempre he pensado que un partido de fútbol es como la vida. Hay unos participantes, unas reglas, un objetivo, un periodo de tiempo finito, personas que trabajan por un objetivo común. Intervienen el talento, las circunstancias, el trabajo y la suerte. El reglamento es la Ley, y contravenirlo tiene sus consecuencias, para uno mismo y para el equipo.

Hubo un tiempo en el que Don Andrés Iniesta no se sentía feliz. Perdió a su amigo Dani Jarque y comenzó a lesionarse de forma recurrente, cuando nunca lo había hecho. Todo ello, sumado a otros aspectos, culminó en una depresión, situación que finalmente superó y, lo demás, es historia.

Para sentirse feliz como persona, como dice Iniesta, deben estar en comunión muchos aspectos de nuestra vida, aspectos que pueden hacer que nuestra estabilidad se tambalee si aparece cualquier problema. La esencia de Uniteco en estos últimos 50 años, nuestra razón de ser, es tratar de que, en varios de esos aspectos, los profesionales sanitarios de nuestro país puedan dejar descansar sus potenciales preocupaciones en nuestras manos. Nosotros nos ponemos en las suyas en otros aspectos.

En esa búsqueda de su tranquilidad, nos hemos especializado, en este medio siglo, en blindar su trabajo diario, en minimizar las consecuencias de sus actos profesionales, actos que, por otro lado, son inseparables de una labor tan complicada y, en muchos casos, no tienen que ver con su voluntad, ni siquiera con su destreza.

Sin embargo, por mucho que el riesgo sea inherente a la profesión médica, sabemos que, aun garantizando su estabilidad a través del seguro de Responsabilidad Civil Profesional probablemente más completo de la historia de nuestro país, el médico necesita más. Su vida no empieza y acaba en el hospital, y en Uniteco somos conscientes de ello. Por eso, a causa de la COVID-19, hemos incorporado un servicio de apoyo psicológico para nuestros clientes UNICO Integral que se hayan visto afectados por su actuación en esta crisis. Porque sus consecuencias pueden ir más allá de la práctica asistencial, Uniteco también llega hasta allí.

La protección es seguridad, la seguridad es tranquilidad y la tranquilidad es una sensación que no puede guardarse en compartimentos estancos en nuestro cerebro, no puede encenderse y apagarse a nuestro antojo. Por ello, en Uniteco siempre hemos entendido que, en nuestra especialización en el profesional sanitario, debemos estar a su lado 24 horas, no solo cuando se pone la bata, porque “el sentirse feliz como persona” no entiende de horarios.

Christian Antón, responsable de Comunicación de Uniteco