Las mujeres y los niños tendrían menor riesgo de contraer la COVID-19

Un estudio publicado en el The New England Journal of Medicine, realizado por la empresa deCODE Genetics, compañía subsidiaria de la biotecnológica Amgen, en colaboración con el Iceland’s Directorate of Health y el National University Hospital de Islandia, analizó la propagación temprana del virus SARS-Cov-2, causante de la enfermedad COVID-19.

Explican que «el objetivo del estudio es ofrecer una visión, lo más comprensiva posible, sobre cómo se propaga el virus entre la población, en este caso de 360.000 islandeses, y cómo las medidas de contención, como son el diagnóstico temprano y masivo, el seguimiento de los casos o el aislamiento pueden ayudar a frenar la enfermedad».

Los resultados obtenidos muestran que «el 0,8 % de la población islandesa está infectada por diversas cepas del virus, lo que confirma la preocupación del efecto que tienen las personas asintomáticas en la propagación de este».

Esto concluye que «aunque los esfuerzos realizados por el Sistema de Salud Público Islandés para mitigar la propagación del virus han sido efectivos, una mayor información, como la que podría obtenerse a través del testeo masivo de la población, podría ser clave para contener el impacto de la COVID-19 en Islandia a largo plazo».

El pasado 4 de abril finalizó el estudio, que realizó más de 60.000 tests por millón de habitantes, tanto a personas con síntomas como a la población en general. Desde que se dio por concluido el estudio, Islandia está realizando diariamente otros 4.000 tests por cada millón de habitantes, explica la empresa.

Los primeros análisis de COVID-19 fueron a personas que volvían de zonas de riesgo

Las autoridades sanitarias islandesas empezaron a realizar análisis a aquellas personas que volvían de zonas consideradas de alto riesgo, como las zonas de esquí de los Alpes, y a quienes, a principios de febrero, habían mostrado algún síntoma, lo que significa que se inició un control un mes antes de la confirmación del primer caso en este país (el 28 de febrero).

Para el 4 de abril se habían identificado 1.221 casos positivos (13,3 %) de entre 9.199 personas de alto riesgo: aquellas que presentaban síntomas, las que provenían de viajes de países con alta incidencia y sus contactos. Los casos confirmados fueron aislados y a las personas con las que habían tenido contacto se les realizó un seguimiento y estuvieron en cuarentena domiciliaria durante 14 días.

Asimismo, para complementar el testeo y maximizar el alcance del estudio, el 13 de marzo deCODE empezó a realizar análisis de forma voluntaria y gratuita a aquellos ciudadanos que se inscribieron, teniendo, para el 1 de abril, 10.797 personas testadas, de las cuales 87 eran nuevos casos positivos identificados (0.8 %). «El análisis combinado de la información recopilada sugiere que los niños y las mujeres son, por lo general, menos susceptibles a contraer SARS-Cov-2 que los hombres y los adultos», explican en la publicación.

«Nuestro objetivo es obtener un mapa completo de la epidemiología molecular de la COVID-19 en Islandia para poder proporcionar datos a todo el mundo y ayudar a frenar la propagación de la enfermedad», comenta Kari Stefansson, CEO de deCODE Genetics y autor principal del artículo.

DeCODE secuenció el virus de 643 individuos y dibujó un árbol genealógico de los diferentes haplotipos encontrados (cadenas de variantes secuenciales). La secuenciación revela que los haplotipos detectados en las primeras pruebas dirigidas eran casi en su totalidad del A2, originario de Austria e Italia, y que llegaba a Islandia a través de aquellas personas que volvían de las vacaciones de esquí. Lo que significa que el virus entró en Islandia desde muchos países, incluidos aquellos que posteriormente se consideraron de bajo riesgo.

Actualmente, en Islandia, se han encontrado 291 mutaciones que no se han identificado en otro lugar, lo que refleja que una de las utilidades de la secuenciación del virus es que permite rastrear los contactos y las infecciones adicionales provenientes de casos confirmados.

«Es de vital importancia conocer cómo se propaga el virus en las diversas comunidades», explica José Motellón, director médico de Amgen en España y Portugal. «Estamos seguros de que la respuesta rápida de deCODE a esta emergencia y los conocimientos generados serán clave para ofrecer una base científica más sólida que ayude a las autoridades sanitarias a tomar las medidas necesarias», concluye.