La Ley de Tasas hace aumentar las reclamaciones contra médicos por la vía penal

Por todos es sabido que la dura situación de crisis que nos está afectando ha elevado de forma importante y generalizada el número de reclamaciones a los profesionales de la sanidad. Desde este artículo pretendemos dar una visión más directa y práctica de las noticias que se publican en los distintos medios para intentar ofrecer un mejor conocimiento de la situación.

Todo el mundo es consciente de que la grave crisis global que estamos sufriendo ha incrementado de una forma alarmante las reclamaciones a los profesionales que trabajan en el sector sanitario.

Basta con un simple análisis en cualquier motor de búsqueda que nos ofrece Internet para encontrar noticias, de cualquier región de España, que nos informen sobre cómo “se disparan las demandas contra los médicos por negligencias médicas”. Sin embargo, la información que podemos encontrar en los medios es breve y no ayuda a comprender mejor la situación real de las reclamaciones que sufre el sector.

En España se ha creado un caldo de cultivo idóneo para el incremento de las reclamaciones a médicos. A la situación de crisis que afecta a todos los sectores, tanto a pacientes como a los profesionales de la medicina que sufren los recortes en el ámbito público y privado, hay que añadir la desinformación de los pacientes, cuyo desconocimiento de la medicina hace que cualquier dato negativo en su relación con el médico sea interpretado como un acto negligente.

La aparición de la llamada Ley de Tasas Judiciales podría hacernos pensar que las reclamaciones van a disminuir, o al menos pararían las demandas peregrinas o infundadas hacia los médicos. Sin embargo, elementos como la facilidad de acceso a la justicia gratuita y la ausencia de tasas en la jurisdicción penal, están redirigiendo e incrementando una gran parte de las reclamaciones hacia este tipo de procedimientos.

Incluso el mal uso que algunos pacientes hacen de la jurisdicción penal se aprecia en casos, cada vez más comunes y habituales, donde pretenden presionar al médico para obtener una indemnización, un medicamento, una baja médica… a través de denuncias por supuestas coacciones, amenazas, insultos o agresiones, que al ser dolosas no están cubiertas por la mayoría de los seguros de responsabilidad civil, aunque en Uniteco Profesional sí cuentan con coberturas especiales para estos casos.

Los recortes que sufren los profesionales de la medicina en sus salarios, hace que algunos médicos prescindan de sus seguros de responsabilidad civil profesional, acudiendo a otros más baratos o pensando que el seguro que tienen por su actividad en la sanidad pública les es suficiente.

No obstante, estos médicos pueden no ser conscientes de que las pólizas en las que amparan su protección son del todo insuficientes o no tienen las coberturas necesarias. Citamos algunos ejemplos:

  • Casos en los que existe la creencia errónea de que el seguro de multiriesgo de la clínica donde desarrollamos nuestra actividad cubre también la responsabilidad civil profesional.
  • Casos en los que el médico que tiene actividad tanto privada como pública piensa que el seguro de responsabilidad civil de éste último sector es suficiente para las dos actividades.
  • Casos en los que el médico del sector público necesita un asesoramiento urgente que le prevenga de una acción que pueda volverse contra él.
  • Casos en los que el médico que presta sus servicios en el sector público, por desconocer los límites de la póliza del seguro que tiene contratada la Administración, cuando tiene que hacer uso de la misma, se da cuenta que la reclamación que han dirigido contra él no tiene cobertura, lo que le obliga, cuanto menos, a incurrir en amplios gastos para su defensa jurídica.
    Esta última situación es cada vez más frecuente, ya que los recortes de la Administración pública en el sector se dirigen en algunos casos también al seguro de responsabilidad civil, adquiriendo pólizas más baratas y, por lo tanto, con una menor protección a los médicos.

En este punto, recomendamos a los profesionales de la medicina que acudan a expertos en el ámbito sanitario, como Uniteco Profesional, que les ayuden a analizar en qué medida tienen asegurada su actividad profesional y las coberturas y servicios que tienen contratados y cómo, en su caso, pueden mejorarlos.

Este artículo no pretende alarmar a los profesionales de la medicina, sino ayudarles, desde un punto de vista práctico por especialistas en el sector, a que tengan un mejor conocimiento de su situación y del modo en el que tienen protegida la responsabilidad civil de la actividad que ejercen, lo cual se hace cada vez más necesario en los tiempos tan difíciles que vivimos.

Dejenos su comentario.