Casi la mitad de incidencias en los viajes de verano son problemas de salud y accidentes

Las principales incidencias en los viajes de verano son los problemas de salud y accidentes (47 %), la anulación del viaje (34,4 %), los problemas con los equipajes (11 %), las pérdidas de servicios contratados (4,5 %) y los problemas con los medios de transporte (2,6 %), entre otros. Solo con un seguro de viaje se pueden recuperar los gastos que suponen todas estas incidencias.

El verano es el momento del año con mayor movimiento turístico en España. Según el último estudio realizado por el departamento de Business Analytics de la correduría InterMundial, el 47 % de las incidencias en los viajes de verano se deben a problemas de salud, en concreto la enfermedad o accidente del viajero o de un familiar de primer o segundo grado, así como la muerte de un familiar de primer o segundo grado. Si la incidencia sucede en la Unión Europea, se puede utilizar la tarjeta sanitaria europea, pero ésta no cubre centros privados, traslados, ambulancias, hospitalización ni repatriación. Por otro lado en EE.UU. la situación se agrava, porque no existe sanidad pública y los costes de los servicios médicos son muy elevados, como también lo son en Canadá y Japón. En los países tropicales hay mayor riesgo de contraer algún tipo de infección, lo que duplica el número de viajeros que precisan cuidados médicos.

Además, el 5 % de los viajeros enfermos o accidentados necesitaron ser repatriados. La mayor parte de las repatriaciones se producen por accidentes de tráfico, caídas, torceduras de extremidades inferiores e infecciones agudas. Los gastos de la repatriación pueden ser muy elevados, porque, en muchos casos, se utilizan aviones ambulancias o medicalizados con personal médico acompañando al viajero si fuera necesario. Y dependiendo de la patología y de los medios que se necesiten, el coste de una repatriación varía entre los 3.000 y los 50.000 euros.

La segunda incidencia más común en los viajes de verano es la cancelación del viaje. Las causas más habituales son de nuevo los problemas de salud, y los accidentes del asegurado y sus familiares, y las intervenciones quirúrgicas; las causas laborales, bien sea por la incorporación a un nuevo puesto de trabajo, el traslado o cambios vacacionales; y los trámites administrativos, los suspenso de asignaturas de los hijos, avería de sus vehículos, o la no concesión de visados.

A continuación destacan los problemas con los equipajes (11 %) bien sean los daños en las maletas, la demora en la entrega, el robo, o la pérdida definitiva.
La pérdida de servicios contratados (4,5 %) es la siguiente incidencia más común en los viajes de verano, ya sea por las pérdidas de conexiones en los vuelos, por overbooking, o por interrupción de las vacaciones.

Por su parte, los problemas de transporte suponen el 2,6 % de las incidencias, y son sobre todo demoras, cancelaciones y pérdida de enlaces por retraso del medio de transporte.

Por último, un 0,9 % de las incidencias fueron los problemas con los visados, la interrupción de la estancia, y la prolongación de estancia en el hotel.

La importancia de viajar bien protegido
Para hacer frente a las incidencias de los viajes de verano, es importante llevar un seguro de viaje. Uniteco Profesional cuenta en su oferta con un seguro de viaje, que cuenta con cobertura sanitaria, que protege al viajero en caso de enfermedad y accidente, se hace cargo de los gastos derivados de las consultas médicas, traslados, ambulancias, hospitalizaciones y tratamientos; y dispone de cobertura de repatriación, sin límites ni en los gastos de repatriación sanitaria ni funeraria, incluido el traslado de un acompañante.

También cubre los problemas con los equipajes, como robo, pérdida, daños, así como demora en la entrega, ocupándose incluso de la búsqueda, localización y envío de equipajes facturados. Asimismo, da cobertura a los gastos derivados de los problemas con los medios de transporte, como overbooking, cancelación o retraso. También cubre la responsabilidad civil que puede recaer en el viajero por hacer daño a algo o a alguien, haciéndose cargo de costes y gastos judiciales, incluida la fianza judicial. Por otro lado, la cobertura de pérdida de servicios reembolsa, como su nombre indica, los servicios previamente contratados y no disfrutados. Otra de las coberturas importantes es la de cancelación del viaje, ya que evita los cargos y penalizaciones a las que tiene que hacer frente el viajero la anulación de un viaje.

Dejenos su comentario.