¿Por qué es necesario tener siempre un abogado ante las reclamaciones de los pacientes?

Un seguro de responsabilidad civil no debe centrarse exclusivamente en la parte económica de las compensaciones en caso de siniestro. No solo hay que cubrir las posibles indemnizaciones o costes, también hay que contar con un equipo de abogados solvente y especializado en cuestiones tan específicas como las reclamaciones de pacientes.

Estas reclamaciones no siempre pasan por un juzgado, pero todas ellas deben pasar por un abogado para tranquilidad de los facultativos en el desarrollo de su actividad diaria y para prevenir problemas en el futuro.

A lo largo de la jornada laboral son muchas las incidencias que se pueden dar con respecto a las numerosas actuaciones que los profesionales de la medicina tienen con los pacientes, lo cual no solo resta tiempo de trabajo, sino además, y quizás más importante, pueden dificultar la concentración en aquello que estamos realizando.

Muchas de estas incidencias están relacionadas con el mundo jurídico, máxime en una actividad como la medicina, la cual es caldo de cultivo de reclamaciones de pacientes, infundadas o no, debido a las numerosas vías por las que se pueden interponer, reclamaciones ante el Colegio, reclamaciones administrativas, civiles, penales, etc.

Al igual que una persona que padece algún síntoma que pudiera estar relacionado con alguna enfermedad debería acudir a un profesional de la medicina para poder estudiar, diagnosticar y tratar una posible enfermedad o lesión, cuando nos encontramos ante una duda de índole jurídico en cuanto a la actuación con un paciente o con una reclamación ya formulada, deberíamos de consultar con expertos en derecho sanitario, los cuales nos ayudarán a identificar el problema y las posibles soluciones que se puedan plantear al mismo.

Son muchas las ocasiones en que un profesional de la medicina que, intentando solucionar alguna incidencia que ha tenido con un paciente de manera pacífica, por confianza con el paciente, por evitarse comunicar un siniestro o por cualquier otra razón, ha llevado a cabo acciones que finalmente le han perjudicado o que le han obligado a perder mucho tiempo al verse envueltos en procesos judiciales con la repercusión que esto conlleva en la estabilidad que todo profesional precisa para poder desarrollar su actividad.

El profesional de la medicina debe ser consciente que, en muchas ocasiones, el origen de una reclamación o la toma de una decisión concreta en un asunto en el que mostramos dudas de tipo jurídico, es fundamental para la defensa de un asunto o la prevención de problemas en un futuro. Cítese a modo de ejemplo asuntos tan básicos como cuál y de qué forma debe ser la información que se suministra a un paciente, qué hacer cuando nos encontramos con un paciente con una actitud beligerante o que no atiende a las indicaciones que el médico le realiza o incluso abandona el tratamiento.

Ante la duda, consulte
Aquí cabe atender al símil de que para un enfermo es tan malo automedicarse o atender a consejos de terceros ajenos a la medicina, como un profesional de la medicina que ha recibido una reclamación no acuda a un profesional del derecho sanitario que le pueda asesorar.

Desde DS Legal Group, recomendamos a todos los profesionales de la medicina que no den vueltas a las dudas jurídicas que les vayan surgiendo en su quehacer diario y acudan de inmediato a un profesional del derecho sanitario, lo cual les hará desarrollar su actividad con más tranquilidad y concentración.

No todos los seguros que se comercializan para médicos tienen una garantía de asesoramiento jurídico sino que dicha asistencia solo funciona cuando la reclamación ya se ha producido. Uniteco Profesional, como correduría especializada en los seguros de los profesionales sanitarios desde hace más de 40 años, tiene por objetivo dar una seguridad integral y completa a sus clientes por lo que las consultas jurídicas se pueden realizar antes incluso de que llegue la reclamación.

¿Cuándo acudir a un abogado?
A modo de ejemplo, podemos citar los siguientes casos en los que podría ser necesario un asesoramiento jurídico para un profesional de la medicina:

1) Un paciente ha reclamado la devolución de honorarios y aunque se sabe que no existe responsabilidad, el profesional quiere pagar.

En este tipo de supuestos lo mejor es dejar el asunto en manos de sus abogados que le informarán de los beneficios o inconvenientes que tiene dicha decisión, para que finalmente puedan decidir si quiere continuarse con dicho planteamiento.

Además en el caso de que se decidiese el pago al paciente es necesario la redacción de documentos que contengan los elementos esenciales para evitar que en un futuro se pueda tener una reclamación por los mismos hechos.

2) Requerimiento de historia clínica: son muchas las ocasiones en los que los profesionales son requeridos bien por el paciente bien por otros organismos a presentar la historia clínica de un paciente.

Antes de realizarse esta entrega es conveniente informarse de cómo se debe de realizar esa entrega para cumplir con las exigencias que nos imponen las distintas normas jurídicas como la Ley Orgánica de Protección de Datos.

3) Citaciones como testigo: El lógico desconocimiento que un profesional de la medicina tiene del funcionamiento de los distintos estamentos jurídicos hace que sea muy normal que un médico pueda sufrir angustia al recibir una citación para comparecer en el juzgado, incluso como testigo. Nuestra recomendación es que siempre se informe de cuál es la causa de su llamada en el procedimiento y de los derechos que tienen como testigos, como por ejemplo el abono de los costes que le pueda suponer tener que ir a declarar fuera de su provincia, etc.

4) Qué hacer ante un paciente que no atiende las indicaciones del médico, no acude a las citas o incluso abandona el tratamiento.

La actitud de los pacientes es un elemento muy importante a tener en cuenta en la efectividad y correcto curso de un tratamiento. Por ello es importante reflejar en la historia clínica los problemas que puedan surgir con las conductas de los propios pacientes.

Estos son solo algunos ejemplos de las innumerables situaciones que se pueden plantear con la gran cantidad de pacientes que un médico puede atender, no ya al cabo del mes o de la semana, sino incluso del día. Por ello, es prioritario estar respaldado por un buen equipo jurídico que pueda dar ese plus de tranquilidad que precisa en el desarrollo de su actividad sanitaria.

1 Comentarios

Dejenos su comentario.