Odontología: reclamación de 156.000 € tras tratamiento de ortodoncia

Se interpone una demanda por los daños supuestamente causados por la técnica empleada para ortodoncia que derivaron en graves problemas de reabsorción de las piezas dentales por la presunta mala actuación del doctor demandado.

El demandante acudió a la consulta del demandado para que le realizara una ortodoncia, previa a cirugía por mala oclusión. Una vez realizado el tratamiento se somete a dicha cirugía, donde se observan reabsorciones en algunas piezas dentales.

La cirugía se desarrolla sin incidencias y con buen resultado, por lo que se vuelve a colocar la aparatología fija a fin de terminar el tratamiento y solucionar la patología.

En revisiones posteriores y en las pruebas radiológicas se observan daños irreversibles a medio plazo, provocándole una reabsorción radicular de las piezas dentales, pérdida de superficie ósea mandibular y maxilar y mala oclusión, que hace que la cirugía fuera inefectiva.

Contestada la demanda se alude a que el paciente, en todo momento, ha estado informado de las técnicas y tratamientos que se le iban a realizar, figurando todas ellas en el consentimiento informado firmado por el mismo.

También se pone de manifiesto que la ortodoncia y los tratamientos que realiza el demandado vienen guiados por el centro sanitario y los facultativos que realizan la cirugía y, que una vez se hubo detectado el problema se le ofrecieron las alternativas para permitir un grado de recuperación, retirando la aparatología y colocando retenciones.

La defensa del demandado, llevada por la firma DS Legal Group, manifestó que el tratamiento empleado consiguió el propósito de reducir los problemas del paciente para poder someterse a cirugía y los problemas o secuelas a los que se alude no son achacables al tratamiento, sino que el demandante sufre una reabsorción idiopática generalizada que no tiene relación con la reabsorción ortodóncica o quirúrgica.

Durante el proceso queda puesto de manifiesto que el demandante se estaba sometiendo a un doble tratamiento, ortodóncico y quirúrgico, y que ambos tratamientos tenían una conexión, siendo uno dependiente del otro. Siendo el resultado de mejoría en el tratamiento de ortodoncia y la cirugía óptimos.

Cuando comienzan los problemas de reabsorción, se intentan soluciones consensuadas entre los cirujanos y el demandado, adoptándose la más adecuada que es la retirada de los aparatos y puesta de contenedores, ya que cuando aparecen estos signos patológicos lo adecuado es retirarlos.

También queda patente el poco seguimiento del paciente y el abandono del tratamiento y que, por tanto, su patología no está provocada por el tratamiento de ortodoncia, ya que no es posible determinar la etiología de la reabsorción generalizada grave.

Determinantes en el procedimiento fueron las pruebas periciales que no apreciaron ningún error profesional y sí un correcto y necesario tratamiento para la finalidad para la que estaba pautado.

Fue relevante para la desestimación final de la demanda la importancia probatoria de los informes periciales aportados por el demandado y por el perito designado judicialmente, que concluyeron que la praxis había sido correcta y que no se había infrigido la lex artis ad hoc.

Dejenos su comentario.