Olvido de material en intervenciones quirúrgicas: más frecuente de lo que se piensa

En esta semana vamos a tratar las reclamaciones que tienen su origen en olvidos de material en el cuerpo del paciente. Los casos más frecuentes que se ven en los juzgados se deben a olvidos de gasas durante una intervención, si bien también hemos tenido casos más curiosos que han ido desde tijeras y agujas de sutura, a materiales desconocidos.


Seguramente muchos pensarán que es muy difícil que se pueda quedar olvidado algún material en el cuerpo del paciente, pero lo cierto es que los profesionales que se dedican a la medicina saben que es un riesgo posible y que a pesar de crear numerosos protocolos para evitar estos supuestos se siguen produciendo.

El inicio de la reclamación suele tener dos variantes y un elemento común: la información. La primera variante nace porque el material olvidado de la cara y el cuerpo actúa sobre él, en cuyo caso acaba teniendo que ser intervenido el paciente, siendo el traslado de la información al paciente el elemento del que dependerá la futura reclamación. La segunda variante se refiere al material olvidado que no ofrece síntomas hasta que se encuentra fortuitamente. En estos supuestos el médico que realiza el hallazgo, quien no suele ser el mismo que realizó la intervención, le informa al paciente y este se alarma ante el hallazgo.

En estos supuestos, la defensa de la reclamación es muy complicada y dependerá mucho de lo beligerante que sea el paciente y de lo fuerte que se crea, por norma general el paciente se cree tener un boleto premiado con un pleno que provoca la reclamación judicial, y por norma por cantidades desorbitadas los que provoca un periodo largo hasta que se resuelve definitivamente por sentencia judicial.

Existen aun así reclamaciones por supuesto olvido de material que finalmente se descubren que fueron error de interpretación del médico que valoró imágenes radiológicas o que se descubre que el material no se dejó durante una intervención sino que fueron por la propia manipulación del paciente o, incluso, que el material se debiera a intervenciones anteriores.

¿De quién es la responsabilidad del olvido de la gasa o del material? Si bien el debate jurídico es muy profuso en esta materia, la realidad es que los juzgados resuelven normalmente que el cirujano es el responsable del quirófano, por lo tanto deberá de responder directa o indirectamente por los hechos que hayan ocurrido en su quirófano, incluidas estas situaciones.

Dejenos su comentario.