Orden de alejamiento contra un paciente por amenazar a la familia de un médico

Un médico obtiene una orden de alejamiento contra un paciente tras recibir amenazas contra su familia, momentos antes de acudir a declarar en un procedimiento penal en calidad de imputado por una denuncia del propio paciente.

Un médico realizó una intervención quirúrgica a un paciente, en la cual se produjo un riesgo propio del acto médico, por el que el enfermo perdió el órgano intervenido.

El paciente, entendiendo que el médico había cometido una negligencia en la intervención quirúrgica, presentó una denuncia por vía penal contra el médico. En dicho procedimiento, la actuación del doctor fue valorada por el médico forense, el cual emitió un informe indicando que el médico actuó siempre conforme a la lex artis ad hoc.

El doctor fue citado por el juzgado para prestar declaración en calidad de imputado y aclarar en qué consistió su actuación y el porqué del resultado de la misma.

El día de la declaración, cuando el doctor salía de su casa para acudir al juzgado, el paciente le esperaba en la puerta y se dirigió a él amenazándole directamente diciéndole que tuviera cuidado con lo que declaraba o la vida de los miembros de su familia corría peligro.

La situación fue comunicada a los letrados de DS Legal Group, quienes instaron una denuncia contra el paciente, por un delito de amenazas, solicitando, como medida cautelar, una orden de alejamiento del paciente en favor del médico y su familia.

La denuncia fue tramitada de forma rápida y sin dilación por el Juzgado de Instrucción de Madrid que se encontraba en ese momento de guardia, el cual dictó un auto en el que acordó la medida de la orden de alejamiento mientras durara la instrucción de la denuncia de amenazas.

La orden de alejamiento supone la prohibición de acercamiento o comunicación por cualquier medio con la víctima, en este caso el doctor que sufrió las amenazas y su familia, en su domicilio, lugar de trabajo, etc.

El incumplimiento de la orden de alejamiento por parte del paciente, podría suponer la pena de multa de 12 a 24 meses por un delito de quebrantamiento de condena.

La orden de alejamiento es remitida a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que velen por su cumplimiento. De esta forma, si el paciente intentara volver a intimidar al médico, este podrá solicitar directamente el auxilio de las autoridades, que velarán por el cumplimiento de la orden, así como pondrán en conocimiento del juzgado el incumplimiento ocasionado para que el paciente sea debidamente castigado.

Dejenos su comentario.