¿Puedo seguir trabajando en mi clínica siendo pensionista?

Muchas son las dudas a la hora de afrontar la jubilación. En el caso de los médicos existen unas condiciones por las que se puede compatibilizar el trabajo por cuenta propia y ajena con la pensión de jubilación que legalmente les corresponda.

A raíz de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, se establece una nueva regulación de la compatibilidad entre pensión de jubilación y trabajo que afecta a los profesionales de la Medicina.

Este Real Decreto afecta notablemente a los profesionales que ejercen una actividad por cuenta propia y que han optado por su mutualidad de previsión social alternativa al RETA, en lo que se refiere al acceso a la jubilación y compatibilización del ejercicio de la actividad y el cobro de la correspondiente pensión.

A pesar de que, a día de hoy, la propia Administración tiene sus dudas acerca de la puesta en práctica de estas medidas, algunas de las novedades más representativas se recogen en los artículos 1 a 4 del citado Real Decreto 5/2013, al contemplar la posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación con un trabajo por cuenta propia o ajena, percibiendo el 50 % de la pensión hasta que finalice la relación laboral o cese la actividad por cuenta propia, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos con carácter general:

– Mantener la misma base reguladora (100 %).

– Haber cumplido la edad legal de jubilación, esto es, 65 años.

– Cumplir con un mínimo de 35 años de cotización a la Seguridad Social.

En este sentido, en tanto en cuanto continúe la actividad profesional compatibilizada, ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia, respecto de las cotizaciones, empresa y trabajador cotizarán a la Seguridad Social solo por incapacidad temporal y contingencias profesionales. No obstante, quedan sujetos a una cotización especial del 8 %, denominada “de solidaridad”, no computable para las correspondientes prestaciones. En el caso de que el profesional ejerza su actividad por cuenta ajena, esta cantidad se distribuirá entre trabajador y empresario al 2 % y 6 %, respectivamente.

A pesar de lo anterior entendemos que la citada norma contiene un vacío legal al no referirse expresamente al colectivo de profesionales que actualmente pueden compatibilizar la percepción del 100 % de la pensión de jubilación con el trabajo por cuenta propia, en aplicación del régimen legal descrito, según el cual el trabajo por cuenta propia es compatible con la condición de pensionista, en la medida en que existe una mutualidad de previsión social alternativa al RETA, supuesto en el que el profesional médico, por tanto, no tiene obligación de darse de alta en ningún régimen de la Seguridad Social.

En este sentido, el artículo 1.2 del Real Decreto 5/2013 nos permite interpretar que a los profesionales jubilados a la fecha de entrada en vigor del citado Real Decreto y a los jubilados, a partir de esta, que compatibilizaban el cobro de la pensión con la actividad profesional por cuenta propia, les resulta de aplicación lo establecido en su régimen anterior de compatibilidad, al disponer dicho precepto que “La nueva normativa será aplicable para esa modalidad de jubilación sin perjuicio del régimen jurídico previsto para cualesquiera otras modalidades de compatibilidad entre pensión y trabajo, establecidas legal o reglamentariamente”.

Esto implicaría que dichos profesionales (los que ejercen su actividad por cuenta propia), que utilizan el sistema de mutualidad de previsión social alternativo al RETA, mantendrían su derecho a percibir el 100 % de su pensión de jubilación.