Reclamación de 11.000 € por pérdida dental debido a la rotura de una lima

La rotura de las limas dentales es algo más habitual de lo que se piensa. Si bien es un riesgo generalmente aceptado, a veces las consecuencias no son las habituales. En este caso veremos una reclamación de 11.092 euros en vía civil como consecuencia de una pérdida dental.

Los 11.092 euros reclamados se cifran por los siguientes conceptos:

  • Por extracción de la pieza, 62 euros.
  • Por reposición de la pieza perdida por un implante más la corona, 1.980 euros.
  • Por días de curación no impeditivos, 9.700 euros.

La paciente fue sometida a una endodoncia en la pieza 45, que tuvo que ser reendodonciada. Durante esta reendodoncia se partió la lima endodóntica, lo que no apreció el profesional. Según la paciente estuvo un año entero con molestias e infecciones en esa pieza y recibiendo tratamientos antibióticos. Finalmente acudió a otra clínica en la que, tras realizarle una radiografía periapical, le diagnosticaron que tenía un trozo de lima en la pieza endodonciada, que provocó una reabsorción ósea y que había que retirarle la pieza.

La paciente acreditó tanto la existencia del trozo de lima en la pieza endodonciada aportando una radiografía periapical así como la extracción de la pieza por un coste de 62 euros. Además aportó un presupuesto de 1.980 euros para la reparación de la pieza con implante y corona. Para acreditar que la paciente sufrió durante un año dolores e infecciones en esa pieza y que tuvo que tomar antibióticos en varias ocasiones, no se aportó ningún informe, ni receta.

La parte demandada alegó que no existía mala praxis y por tanto no había responsabilidad porque la rotura de la lima es un hecho accidental y fortuito. Además alegó que el presupuesto no acreditaba que se hubiese reparado el daño y que de existir una condena por el importe del presupuesto podría darse la posibilidad de que no se utilizase el dinero para restituir la pieza. Por último, se alegó que los días no impeditivos no habían quedado acreditados.

Aunque el juez entendió que sí existía responsabilidad, el fallo de la sentencia fue curioso y poco habitual, puesto que se condenó al pago de los 62 euros de la extracción y al coste de la reposición de la pieza con implante más la corona, si bien se señaló que esta última solo debía abonarse cuando la paciente se realizase el tratamiento odontológico y así lo acreditase, además de que el coste del tratamiento no podría ser superior a los 1.980 euros del presupuesto aportado.

Dejenos su comentario.