La responsabilidad del personal de enfermería en la atención hospitalaria

La responsabilidad del personal sanitario, no siempre se detiene en la figura del médico, en ocasiones la causa que genera una reclamación judicial se sitúa en los márgenes del equipo asistencial. ¿Cuáles son los errores del personal de enfermería que suelen propiciar una reclamación judicial?

En lo que al médico se refiere podemos alegar siempre que la estructura de funcionamiento se basa en un “principio de confianza”, confianza en la corrección del trabajo de aquellos profesionales que forman parte del proceso asistencial, ya sean enfermeras, auxiliares, anestesistas, radiólogos, anatomopatólogos, etc., dependiendo lógicamente de la patología que se aborde y las circunstancias de la asistencia, como programada o de urgencias.

La alegación por un médico, de ese principio de confianza, en el trabajo desarrollado por otros profesionales, puede eximirle de responsabilidad, pero no evitarle verse involucrado en un proceso judicial, como responsable en la atención de un paciente.

Si hay un profesión casi ubicua en la asistencia sanitaria, esa es la del personal de enfermería, por esta razón los errores que se puedan cometer en el seno de esta especialidad, condicionará en muchas ocasiones la apertura de un proceso judicial que puede arrastrar a otros profesionales.

Partiendo de una alta consideración del personal de enfermería y del hecho cierto de que en muchas ocasiones los errores se deben a deficiencias en los protocolos de trabajo, equipos obsoletos, ausencia de personal o ausencia de medicamentos, estos serían los tres errores más comunes que suelen ver la luz en los tribunales:

1. Error en la suministración de los medicamentos, ya sea por aplicar una dosis menor a la inicialmente prescrita o superior, duración errónea del tratamiento, duplicidad, inadecuada revisión (por ejemplo en el recuento de gasas)

2. Otro error muy común es la interpretación inadecuada de las prescripciones médicas, que en no pocas ocasiones han generado indeseadas consecuencias en los pacientes

3. La ausencia de las anotaciones de enfermería en la historia clínica, puede privar de información trascendental de cara al tratamiento de un paciente o detectar una evolución anómala durante su seguimiento.

El índice de reclamaciones no es tan elevado como el del personal médico, pero se está produciendo un incremento que no es ajeno a quienes nos dedicamos a la defensa del personal sanitario. Quizá deberían plantearse mayores actuaciones preventivas, como una mayor especialización en la formación y la creación de protocolos que estandaricen los procesos asistenciales, reduciendo aún más los márgenes de error.

Ramiro Urioste Ugarte
Abogado DS Legal Group

 

Dejenos su comentario.