Se evita la prisión de un dentista y un anestesista en el último momento

Una intervención rutinaria en la consulta del dentista acabó en tragedia con la muerte del paciente. El juzgado de lo penal condenó al dentista y anestesista a un año y seis meses de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión médica, además del pago de las costas causadas, por mitad, incluidas las de la acusación particular. En cuanto a la indemnización el juez dictaminó la cantidad de 66.422,20 € para compensar a los familiares del paciente.

Sigue Leyendo