La infección llegó al cerebro tras el fracaso de unos implantes dentales

El paciente, un hombre de 42 años, se sometió a una cirugía de implantes osteointegrados, en una clínica privada. A los dos meses los implantes presentaban movilidad y signos de infección por lo que fueron inmediatamente retirados. A pesar del tratamiento antibiótico la zona extraía comenzó a segregar un líquido seropurulento, extendiéndose la lesión hacia el cerebro.

Sigue Leyendo