Reclamaciones infundadas: dolores de cabeza y mucho tiempo y dinero invertidos

La sociedad en la que vivimos, con una creciente cultura de la reclamación, supone que en muchas ocasiones el objeto de la misma sea totalmente infundada y carente de razón, sin embargo nos podemos ver envueltos en una en un abrir y cerrar de ojos, que puede ser en el mejor de los casos civil, solamente cuestiones económicas, pero lamentablemente son muchos los casos que van por la vía penal con la angustia que supone a priori ser acusado y bajo posibles penas de prisión o inhabilitación.

Sigue Leyendo

Se incrementan las reclamaciones contra médicos por altas laborales

Las altas laborales son frecuentemente una fuente de conflictos de todo tipo cuando no coinciden los criterios del médico y del paciente. Este aumento de reclamaciones contra médicos por la emisión de altas laborales con las que no están de acuerdo los pacientes puede llegar por diferentes vías.

Sigue Leyendo

Diferencias entre imputado y acusado

Actualmente con la aplicación de la llamada Ley de Tasas, se ha abierto el debate sobre el posible paso de reclamaciones judiciales a la vía penal, ya que es la única jurisdicción que de forma general no contempla la aplicación de pago alguno por acudir a los tribunales. Aquí aclararemos los diferentes pasos por los que se pasa tras recibir una denuncia.

Sigue Leyendo

Los centros médicos también tienen que asegurar su responsabilidad civil profesional

Ante una reclamación judicial todos sacamos nuestros seguros con el fin de que cubran las reclamaciones y los daños que puedan ocasionarse a terceros. En ocasiones es demasiado tarde para darse cuenta de que el seguro que estaba pagando no era el apropiado. Gastar una hora al año con un especialista en la materia no es nada comparado con encontrarse en esta situación.

Sigue Leyendo

¿Puedo llegar a un acuerdo con el paciente antes de finalizar un juicio?

En ocasiones la actuación del médico o el odontólogo no es correcta, ya sea porque se incurre en un error de diagnóstico imperdonable, se desoyen con grave riesgo las indicaciones de un protocolo de actuación o se interviene o trata una zona no programada. La casuística es infinita, pero se resume en que el acto médico objeto de valoración se realiza con dejación u obviando las normas básicas de cuidado de la profesión.

Sigue Leyendo