La gestión del consentimiento informado sigue causando condenas

El consentimiento informado sigue siendo la principal fuente de demandas contra los médicos. Al riesgo de no respetar la autonomía del paciente se le pueden sumar indemnizaciones añadidas como los daños morales por esa causa.

En este caso una paciente interpuso una demanda a consecuencia de los daños generados por una intervención de liposucción láser. La afectada solicitó la indemnización por secuelas, 15.000 euros por daños morales, intereses legales y costas.

Sigue Leyendo

Los consentimientos genéricos terminan siempre en condena

Los consentimientos informados deben cumplir con unos mínimos requisitos para que sean efectivos. En muchas ocasiones los facultativos trabajan sobre documentos generales que no reflejan la naturaleza ni los riesgos de las intervenciones, lo cual termina siempre en condena cuando hay una reclamación de por medio.

En este caso una paciente de 64 años ingresó en un hospital para que se le practicase una operación de artroplastia total de cadera izquierda, siendo intervenida por un especialista en traumatología. Antes de la intervención, la demandante podía hacer vida normal, valiéndose por sí misma.

Sigue Leyendo

Condenado con 60.000 € por falsificar un consentimiento informado

En algunas ocasiones las demandas de pacientes contra médicos se engrandecen incluyendo acusaciones que van desde la mala praxis hasta deficiencias en el consentimiento informado, o ambas a la vez. Parte de estas son infundadas pero en algunas de ellas hay parte de razón.

Sigue Leyendo

Condena por falta de vigilancia ante alto riesgo de suicidio

Una de las hijas de una paciente demandó a la clínica donde estaba internada su madre, así como al único médico de esta. Esta paciente padecía un trastorno depresivo y adicción al alcohol, quitándose la vida tras un episodio de crisis con el cable del teléfono de su habitación. La demandante fundamentaba la denuncia por una negligencia en la valoración y adopción de medidas de seguridad, solicitando una condena solidaria de 600.000 euros. Sigue Leyendo

Condena por déficit en la información que conllevó una pérdida de oportunidad

Una paciente solicitó una indemnización de casi 150.000 euros por mala praxis al ser tratada por un carcinoma epidermoide. La acusación basaba la demanda en cuatro puntos. Primero la existencia de responsabilidad por error diagnóstico al clasificar como queratosis actínica malar una lesión que resultó ser un carcinoma epidermoide, además de que tras la recepción del informe histopatológico no se adoptaron las medidas curativas, dejando evolucionar el carcinoma.