Guiarse por los protocolos y trasladar correctamente la información son claves para evitar condenas por mala praxis

Una paciente acudió a la consulta de su doctor porque padecía de una serie de problemas al masticar. En la clínica le hicieron una radiografía y una ortopantomografía, con lo que se observó que los problemas al masticar se debían a una maloclusión esquelética y dentaria. Debido a un contacto irregular entre los dientes del maxilar superior e inferior, al cerrar la boca los dientes no encajaban debidamente en la mandíbula.

Sigue Leyendo

Reclaman más de 80.000 € a un médico por una perforar el intestino tras una histeroscopia

El desconocimiento es un gran enemigo de los pacientes a la hora de entrar en quirófano. La gran mayoría, pese a que se les entregue un consentimiento informado, desconocen o no entienden los posibles efectos secundarios, así como los imprevistos que puedan surgir durante una intervención, como puede ser que ocurriera en este caso.

Sigue Leyendo

¿Cómo demostrar que se ha obtenido un consentimiento verbal?

Se presentó una reclamación de daños y perjuicios tras una intervención para la extirpación de amígdalas en la que fue afectada la úvula, el paladar blando y los pilares, sufriendo tras ello numerosas patologías. La paciente alegó que no recibió consentimiento informado, sino una simple información verbal. La intervención se realizó por una doctora y el pre y postoperatorio corrió a cargo de otro doctor.

Seis días después de la operación, acudió a urgencias por disfagia, otalgia y revisión. Se le prescribió tratamiento y días más tarde se le diagnosticó una insuficiencia velo palatina. Después de varias revisiones, se emitió un informe psicológico en el que se diagnosticó un trastorno de ansiedad severo que limitaba sus actividades cotidianas, así como desarrollar su actividad profesional.

Sigue Leyendo

Un médico es condenado a pagar 15.000 euros por hacer entrega de un consentimiento informado general

En la sentencia de esta semana analizamos un procedimiento civil iniciado por un paciente de 65 años de edad, en la que reclamó la cantidad de 120.000 euros. Esta cuantía se basó en una supuesta responsabilidad por parte de un traumatólogo al infligir daño durante una intervención; una artroplastia total de cadera izquierda.

La paciente estableció en la demanda que, con anterioridad a la intervención celebrada, podía valerse por sí misma de manera independiente y con capacidad de movilidad, exponiendo en este sentido que si consintió la operación fue porque el doctor demandado le garantizó que con ello resolvería su dolencia de cadera y mejoraría su calidad de vida.

Sigue Leyendo

La gestión del consentimiento informado sigue causando condenas

El consentimiento informado sigue siendo la principal fuente de demandas contra los médicos. Al riesgo de no respetar la autonomía del paciente se le pueden sumar indemnizaciones añadidas como los daños morales por esa causa.

En este caso una paciente interpuso una demanda a consecuencia de los daños generados por una intervención de liposucción láser. La afectada solicitó la indemnización por secuelas, 15.000 euros por daños morales, intereses legales y costas.

Sigue Leyendo