¿Pueden los menores de edad participar en un ensayo clínico?

La Universidad de Oxford ha iniciado el primer ensayo clínico en menores de edad de la vacuna contra la Covid-19 con el objetivo de evaluar su eficacia y seguridad en este tramo de población, en el que participaron 300 jóvenes de edades comprendidas entre 6 y 17 años. Asimismo, las compañías farmacéuticas Moderna y Pfizer llevan tiempo reclutando jóvenes voluntarios para someterse a mediados del presente año a los ensayos clínicos correspondientes a las fases 2 y 3, alcanzando cada compañía más de 3.000 voluntarios menores de edad.

La Universidad de Oxford ha iniciado el primer ensayo clínico de la vacuna contra la Covid-19 en menores de edad

La participación de menores de edad en ensayos clínicos no es nada nuevo. Actualmente, solo en España, existen más de 100 ensayos clínicos en curso. La mayoría de ellos relacionados con enfermedades raras y alguno con vacunas en participantes sanos.
El Real Decreto 1090/2015, de 4 de diciembre, por el que se regulan los ensayos clínicos con medicamentos, los Comités de Ética de la Investigación con medicamento y el Registro Español de Estudios Clínicos supone la norma de obligado cumplimiento en la realización de los ensayos clínicos en nuestro país. En relación con los menores de edad se requiere que los padres otorguen su consentimiento, si bien se exige que el menor sea informado de modo adaptado a su edad y madurez legal, según el Reglamento Europeo por los investigadores o miembros del equipo de investigación con formación o experiencia en el trato con menores.
En los casos en que no sea preceptivo el consentimiento del menor, su negativa a participar si tendrá plena eficacia y validez, no olvidemos que, la opinión del participante siempre se tendrá en cuenta, aunque no pueda otorgar consentimiento informado.

En el caso de los jóvenes mayores de 12 años, deberán otorgar su consentimiento informado. En cambio, en aquellos que alcanzarán la edad legal para prestar su consentimiento en el transcurso del ensayo clínico se recogerá dicho consentimiento para que pueda continuar con su participación en el ensayo. El Real Decreto obliga igualmente al investigador a respetar el deseo de cualquier participante menor de edad que solicite retirarse de la investigación, del ensayo en curso.

En España hay más de 100 ensayos clínicos en curso con menores de edad, la mayoría para enfermedades raras

La regulación española no se pronuncia sobre el pago por el ensayo con menores de edad. Por lo que, debemos acogernos a lo estipulado por el Reglamento Europeo que, si bien no permite un pago económico por la participación del ensayo, si se permite cierta compensación económica acorde a los gastos originados consecuencia de la referida participación.

En la actualidad, no existe ningún plan de vacunación en niños, si bien, teniendo en cuenta los vaivenes actuales. En cuanto al curso de la pandemia, desde DS Legal Group se adelantan al estudio y adaptación de la oportuna de la evaluación de riesgos y de asesoramiento, contando con especialistas en materia de ensayos clínicos.

Artículos complementarios:

¿Cuál es el plazo para reclamar los gastos hipotecarios?

A finales de 2020, el Ministerio de Consumo publicaba una nota informativa sobre los gastos hipotecarios. Esta nota señalaba que el plazo para solicitar su devolución es de cinco años desde la publicación de la Sentencia del Tribunal Supremo, el 21 de enero de 2016. Esta sentencia declaraba abusiva dicha cláusula, ya que a partir de ese momento la persona afectada tuvo conocimiento de tal carácter abusivo.

El Ministerio de Consumo publicó, a finales del 2020, una nota sobre los gastos hipotecarios

De este modo, según la citada nota, el plazo de reclamación hubiese vencido el pasado 21 de enero de 2021. No obstante, la inexistencia de una sentencia del Tribunal Supremo que despeje las incógnitas al respecto produce que, en la práctica, existan resoluciones contradictorias, existiendo polémica en cuanto a esta cuestión.

Por ejemplo, la Audiencia Provincial de Valencia entiende que dicho plazo se inicia desde el preciso momento en que el consumidor pagó indebidamente dichos gastos (SAP Valencia nº 388/2019 de 27 de marzo, entre otras), mientras que otras Audiencias Provinciales como la de León (Secc.1.ª, Sentencia núm. 149/2018, de 16 de abril, Rec. 19/2018 núm. 376/2018 de 11 oct. 2018, Rec. 420/2018) la de Las Palmas (Sección 4ª, núm. 348/2018 de 14 jun. 2018, Rec. 1098/2017), la de Guipúzcoa (Sec. 2.ª, núm. 679/2018, de 17 de diciembre Recurso 21096/2018) o la de Girona (Sec. 1.ª, 846/2019, de 19 de noviembre Recurso 447/2019) entre otras, consideran que la acción de restitución es una consecuencia asociada a la declaración de nulidad y, por tanto, debe ser considerada imprescriptible, no existiendo plazo para su ejercicio.

El plazo de reclamación hubiese vencido el pasado 21 de enero de 2021.

Por su parte, las Audiencias Provinciales de Ciudad RealLa RiojaVizcayaPontevedraZamora u Ourense, entre otras, fijan el inicio del cómputo del dies a quo de la solicitud de restitución de lo indebidamente pagado, al momento en el que la cláusula impugnada fue declarada nula.

Así las cosas, y dado que por el momento no existe un criterio unánime que aúne, de una vez por todas, a las distintas Audiencias Provinciales, al ser necesario que un profesional interprete la cláusula correctamente, en el supuesto de que sea uno de los afectados por este tipo de prácticas bancarias abusivas, le invitamos a que se ponga en contacto con este despacho. Estaremos encantados en ayudarle a tomar las mejores decisiones.

Artículos complementarios:

Los cuidados paliativos en pandemia

La afección de la pandemia ha dejado serias consecuencias a nivel sanitario, económico y social. Todo ello nos ha llevado a tener que extremar la prudencia con diversas personas y sus tratamientos, así como con los modelos de actuación de estos que, por su particularidad, requieren una mayor preocupación. Es el caso de los tratamientos paliativos. Para abordar cómo afecta el coronavirus en este ámbito, comenzaremos por esclarecer qué son los cuidados paliativos y dónde se regulan.

La afección de la pandemia ha dejado serias consecuencias a nivel sanitario, económico y social

Pues bien, se definen como aquellos tratamientos que contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades crónicas avanzadas, progresivas e incurables. Su función, aparte de la sanitaria, es cubrir necesidades emocionales y sociales durante la enfermedad, proporcionando información comprensible, continua y adaptada a cada situación y paciente. Están contemplados como un derecho reconocido por leyes internacionales y nacionales

A nivel europeo, La Recomendación 1418/1999 de la Asamblea Parlamentaria sobre Protección de los Derechos Humanos y la Dignidad de los Enfermos Terminales y Moribundos insta a los Estados miembros del Consejo de Europa a respetar y proteger la dignidad de los enfermos terminales, considerando los cuidados paliativos como un componente esencial de la atención sanitaria basada en un concepto humano de dignidad, autonomía, derechos humanos, derechos de los pacientes y percepción generalmente reconocida de solidaridad y cohesión social.

Su función, aparte de la sanitaria, es cubrir necesidades emocionales y sociales durante la enfermedad

En el ámbito nacional, no existe una ley como tal que englobe todo el territorio. La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica estaría estrechamente ligada, aunque es garantía ética de cada Comunidad Autónoma la regulación de la atención al final de la vida. Así, cada Comunidad cuenta con su propia regulación:

En el caso de Castilla y León existe un Anteproyecto de Ley de Derechos y Garantías de las personas al final de su vidaExtremadura, aunque no cuenta con una Ley al uso, cuenta con un Registro de expresión anticipada de voluntades, creado en enero de 2008. Por último, CantabriaCastilla La Mancha, Murcia y La Rioja no cuentan con regulación concreta.

Toda persona tiene derecho a recibir con el máximo respeto a su dignidad personal y voluntad cuidados integrales paliativos de calidad

La fundamentación de los cuidados paliativos en estas leyes se basa en que toda persona tiene derecho a recibir con el máximo respeto, a su dignidad personal y voluntad, cuidados integrales paliativos de calidad, aunque ello implique un acortamiento de su vida. Se incluye la sedación paliativa para el dolor o cualquier otro síntoma que produzca molestias severas, y siempre ajustándose a cada paciente y a los métodos de cada clínica.

 Es evidente que la situación actual de la pandemia ha obligado a tener un mayor control en estos cuidados, tanto a nivel domiciliario como en hospital. Recordemos que el virus en personas cuya salud es delicada, o en las que se requiere cuidados más sensibles, puede suponer un serio agravante. Y no solo en ellos, sino en el propio personal sanitario que está en contacto en su continua labor.

Es por ello por lo que desde la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos se realizan ciertas recomendaciones en el cuidado de estos pacientes. Para aquellos que se encuentren en su domicilio bajo dichos cuidados, las medidas preventivas deben ser más pulcras: restringir en lo máximo el número de visitas, lavado de manos, limitar el contacto por parte de los cuidadores, un correcto abastecimiento de medicamentos…Para aquellos pacientes que acuden al Centro de Salud correspondiente, estos deben ser atendidos acorde a los protocolos vigentes, restringir las visitas a una sola persona (en el caso de últimos días, podrán ser varias según considere el Centro). Si el paciente hubiese contraído la Covid-19, la limitación será mucho mayor, reduciendo la visita a media hora al día. Para aquellos pacientes que permanecen ingresados, procurar evitar el paso por servicios de urgencias. Siempre nos debemos asegurar que la hospitalización es necesaria. También es aconsejable limitar las pruebas diagnósticas complementarias a fin de evitar traslados innecesarios.

La situación actual de la pandemia ha obligado a tener un mayor control en estos cuidados, tanto a nivel domiciliario como en hospital

Respecto a las visitas médicas, se deben efectuar por el mínimo número de profesionales posibles, variando en función de la complejidad. Además, es natural y común la preocupación y afecto al paciente que se encuentra en cuidados paliativos, por lo que se anima al contacto telefónico. De hecho, muchos Centros cuentan ya con iniciativas de apoyo, como por ejemplo la escritura de cartas/correos a buzones habilitados a fin de dar consuelo al afectado.

Para la correcta movilidad de los familiares limitados por las restricciones, muchos Centros tienen permitido extender documentos de justificación de asistencia a familiares.

En otro orden, también es necesario ofrecer un correcto cuidado a los pacientes que se encuentren en los “últimos días de vida”. Desde la Oficina Regional de Coordinación de Cuidados Paliativos se facilitan también unas pautas mínimas como: mantener informados a pacientes y familiares, transmitir tranquilidad, facilitar la posibilidad de despedida (recalcando la importancia del riesgo por contacto si hubiese contraído el virus), ayuda psicológica, o en los casos de síntomas refractarios consideran sedación paliativa

Los cuidados paliativos son un derecho que puede marcar la diferencia en la reducción o control de la enfermedad de un paciente

En conclusión, los cuidados paliativos son un derecho que puede marcar la diferencia en la reducción o control de la enfermedad de un paciente; y más hoy en día cuando azota una pandemia que puede provocar un agravamiento de la salud. Por ello, se debe tener especial cuidado (tanto de los pacientes como del personal sanitario) en su aplicación, a fin de lograr una correcta atención tanto médica como psicológica.

Artículos Relacionados:

¿Qué daños causados por la nevada puedo reclamar?

El viernes 8 de enero de 2021 comenzó en el centro de España un temporal de nieve con una intensidad que no se recordaba desde hacía muchas décadas, y que días después se fue desplazando a lo largo de la geografía española. 

El temporal Filomena ha causado grandes daños debido a las copiosas nevadas que han asolado España 

Muchos no tuvieron más remedio que dejar abandonados sus vehículos cuando llegó la borrasca, ya que la circulación, desde su inicio, se hizo totalmente imposible. Tras una noche nevando sin parar, las ciudades se encontraban pintadas de blanco y con capas de espesor que, en algunas zonas, alcanzaban más de cincuenta centímetros. Del mismo modo, vehículos, azoteas y balcones se encontraban sepultados por la nieve. Siguió nevando hasta la tarde del sábado. 

Una vez finalizada la nevada, se hace necesario analizar los posibles daños que Filomena, nombre otorgado por la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología), ha dejado a su paso. Árboles que, por el peso, se derrumbaron sobre vehículos, ingentes cantidades de nieve caída desde cornisas y tejados o, en casos menos trascendentes, humedades en pisos superiores de edificios, derivadas de filtraciones. 

La preocupación de la población por tales daños ha comenzado a aumentar, entendiendo por ello necesario realizar un análisis jurídico sobre el tipo de daños y las posibles pólizas de las que puede derivar algún tipo de cobertura. Ante una nevada de estas características, podría pensarse que, el Consorcio de Compensación de Seguros, organismo que actúa como aseguradora ‘pública’ en casos de daños extraordinarios, podría cubrir los derivados de tan magna borrasca. 

Los daños causados por las nevadas no se encuentran incluidos en la relación de riesgos extraordinarios indemnizables 

Pues bien, este organismo emitió una nota el pasado 11 de enero en la que dejaba claro que los daños causados por las nevadas no se encuentran incluidos en la relación de riesgos extraordinarios que indemniza, y que sólo se podrá acudir a él para los casos de inundaciones por deshielo posterior con anegamiento del terreno, o vientos con rachas superiores a 120 Km/h. En cambio, no contempla las filtraciones de agua de deshielo. 

Así las cosas, el afectado, al menos por el momento y a la espera de ver si cambia dicha decisión, tendrá que acudir a su aseguradora para conocer los efectos que puede desplegar la póliza que tenga contratada. Independientemente de la idiosincrasia de cada caso, a continuación se exponen algunas casuísticas sobre a qué aseguradora acudir en ciertos supuestos. 

En el caso de las pólizas de vehículos, el artículo 2 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor estipula que, todo propietario o usuario acreditado de un vehículo, con estacionamiento habitual en España, tiene la obligación de asegurarse, al menos, con un seguro a terceros. 

En ese caso, el seguro únicamente cubrirá el traslado del vehículo al taller, donde serán reparados los daños, ya que, la póliza, no cubre daños propios. En caso de coberturas adicionales, habrá que analizar las mismas por si, como anexo, se ha suscrito, por ejemplo, una cobertura de daños en lunas. Al contrario, el asegurado que tenga contratado un seguro a todo riesgo, obviamente, tendrá cubiertos todos los daños. 

El afectado tendrá que acudir a su aseguradora para conocer los efectos que puede desplegar la póliza que tenga contratada 

Sobre el seguro de multirriesgo, el perjudicado tendrá que analizar, como siempre en estos casos, el origen del daño y, a partir de ahí, será su seguro el que le cubra el siniestro, o el de su comunidad de propietarios, si el daño se debe a un elemento común, que ha sido el que se lo ha causado. 

A modo de ejemplo, si la filtración se debe a la acumulación de agua de deshielo por una falta de impermeabilización útil de la terraza comunitaria, la entidad aseguradora que cubrirá los daños será la de la comunidad de propietarios; o, la propia comunidad, para el caso de que el daño sea debido a una falta de mantenimiento del elemento común, en ese caso, la terraza. 

En cambio, si el daño que pudiera tener la vivienda se debe a un elemento privativo que haya podido tener un perjuicio a causa del temporal, será la compañía aseguradora del usuario de la vivienda, la que lo cubra. 

DS Legal Group le asesorará y le ayudará a encontrar la mejor de las soluciones sobre las posibles problemáticas que puedan surgirle 

Obviamente, como en el caso anterior y, una vez que el Consorcio de Compensación de Seguros se ha posicionado en contra de la nieve como riesgo extraordinario, este análisis sirve para todos los casos. 

No obstante lo anterior, como ya se anticipaba, será necesario analizar, supuesto a supuesto, de manera individualizada, realizando un estudio pormenorizado del contrato de seguro suscrito para la mejor toma de decisiones. 

En DS Legal Group ponemos a su disposición un grupo de expertos en Derecho del Seguro que le asesorará y le ayudará a encontrar la mejor de las soluciones sobre las problemáticas que puedan surgirle sobre aseguramiento por los daños derivados de la gran nevada. 

Artículos relacionados:

 

La Ley de Seguridad del Paciente es respaldada por el Congreso de Diputados

El pasado 15 de diciembre se aprobó la Ley de Seguridad del Paciente, tras el respaldo mayoritario del Pleno del Congreso de Diputados. Esta ley está impulsada por los ciudadanos y diversas asociaciones profesionales de enfermeros.

España se convierte en el primer país europeo que aprueba una ley de Seguridad del Paciente

De esta manera, España podría convertirse en el primer país de Europa al garantizar la seguridad de la atención sanitaria al usuario, al establecer una asignación máxima de pacientes por cada enfermero en los hospitales, centros de salud y otros centros sanitarios o sociosanitarios. De esta manera, España no solo estaría a la vanguardia en este aspecto en el plano continental, si no también en el mundial.

La propuesta ha sido apoyada por más de 700.000 firmas. Lo que permitirá tratar uno de los mayores problemas del sistema sanitario actual, de hecho, el déficit del sistema sanitario ha quedado en mayor evidencia durante la crisis de la Covid-19. Ya con anterioridad a la pandemia, en la gran mayoría de nuestros hospitales, solo había un enfermero para cada 15 – 20 pacientes y, en los centros de salud, la asignación paciente/enfermero, normalmente era superior a 1.800 personas por cada profesional.

El proyecto de ley actual establece que, en los hospitales solo se podrá asignar un máximo de seis-ocho pacientes por cada enfermero y, en los centros de salud, nunca se podrá asignar una población superior de 1.500 habitantes por cada profesional, para el bienestar de todos.

El proyecto de ley actual establece que, en los hospitales solo se podrá asignar un máximo de seis – ocho pacientes por cada enfermero

De este modo, se pone en evidencia la trascendencia de los enfermeros en la garantía de seguridad y salud futura de la población. Además, a través de esta ley, los profesionales podrán realizar su trabajo en condiciones idóneas, evitando de tal manera situaciones de tensión y sobrecarga.

En definitiva, la Ley de Seguridad del paciente continuará su tramitación parlamentaria en la Comisión de Sanidad, iniciando un periodo en el que se presentarán enmiendas con la intención de alcanzar una base común. Asimismo, mejorar la norma hasta su aprobación definitiva en el Pleno de Congreso y, posteriormente en el Senado, convirtiéndose España en un referente mundial en sanidad.

Artículos relacionados: