Uniteco extiende el soporte psicológico hasta final de año

Con la irrupción de la pandemia, Uniteco, correduría de seguros especializada en el sector sanitario, incorporó a su póliza de Responsabilidad Civil Profesional Único una garantía de apoyo psicológico a médicos, por cuestiones relacionados con estrés, depresión, ansiedad o situaciones postraumáticas provocadas por su actuación en la crisis de la Covid-19.

La correduría fue pionera en el sector, al convertirse, en la primera entidad que cuenta con una garantía específica para combatir los riesgos colaterales de la Covid-19, garantía que ha sido incorporada al condicionado actual, de forma que puedan beneficiarse desde el primer momento los actuales asegurados. De hecho, la compañía ha extendido esta cobertura hasta diciembre de 2021. De esta manera, Uniteco ratifica su compromiso con la comunidad médica.

Superadas ya tres olas, y ante la que más que probable cuarta ola, se prevé una serie de efectos que no están directamente relacionados con la propia pandemia, pero que siguen suponiendo un desgaste para el profesional sanitario, sobre todo en lo que se refiere a su salud mental.

Ansiedad, estrés, situaciones límite… son expresiones que han ido acompañando a los médicos durante la crisis del Covid-19, y que, por consiguiente, han llevado al límite su resiliencia. El apoyo psicológico que Uniteco brinda a los profesionales para unirse a esta lucha se traduce en un servicio de teleasistencia para ofrecer ayuda y asesoría psicológica.

La OMS define la salud como el equilibrio entre el bienestar físico, social y psíquico, por lo que la correduría considera fundamental ayudar a sus sanitarios a encontrar ese equilibrio que les permita recuperar cuanto antes la normalidad en su vida, tanto personal como profesional.

Juan Pablo Núñez, director general de Uniteco, ha declarado que lamentablemente, los efectos de esta pandemia para los profesionales sanitarios son como un iceberg; la sociedad ve el exterior, pero detrás hay una persona que ha sufrido y, probablemente, siga sufriendo, por eso nosotros debemos seguir a su lado, con la misma profesionalidad y compromiso que están demostrando ellos a lo largo de toda esta crisis”.

¿Pueden negarse a vacunarse con la dosis de AstraZeneca?

Treinta casos de episodios trombóticos en el tiempo posterior a la administración de la vacuna de AstraZeneca contra la Covid-19 en una población de treinta millones de personas. No es necesario hacer el cálculo para ver que la incidencia en Europa es mínima y, sin embargo, la difusión pública de estos casos ha suscitado una crisis sanitaria menor dentro de la gran crisis global que está suponiendo la pandemia del coronavirus.

Tras la euforia con la llegada de las vacunas, hoy, hay quien preferiría esperar resultados con más tiempo

Tras la euforia apenas contenida del pasado diciembre con la llegada de las vacunas, hoy hay quien preferiría esperar resultados con más tiempo e, incluso, poder elegir una u otra marca comercial. Estos últimos, explican desde DS Legal, tendrían que esperar a que finalizase la campaña completa de vacunación, es decir, un periodo de tiempo que, si todo va bien, se calcula sea de un año. Después, las personas que no se hayan vacunado por voluntad propia podrán tener a su disposición, no sabemos bajo qué precio, el resto de vacunas autorizadas para su inoculación”.

Estas personas están en todo momento a expensas de que la vacuna siga teniendo carácter voluntario y no se imponga desde el ejecutivo como medida para favorecer la Salud Pública, en virtud de la Ley Orgánica 3/1986, de Medidas Especiales en esta materia.

El gobierno tiene siempre, dado el estado de alarma sanitaria y en virtud de esta normativa, la última palabra en relación a las vacunas contra la Covid-19. Ahora bien, de no tratarse de una medida excepcional, las comunidades autónomas tienen potestad, al estar transferidas las competencias de sanidad, para modificar calendarios y otro tipo de actuaciones.

«Las personas que no se hayan vacunado por voluntad propia podrán tener a su disposición, el resto de vacunas autorizadas para su inoculación»

En cuanto a posibles reclamaciones de los estados miembros de la Unión Europea a esta u otras farmacéuticas por posibles efectos adversos relacionados con la vacuna, y también desde DS Legal, acuden a los acuerdos de compra anticipada de los estados miembros con las firmas comerciales,“ a la vista de que los fabricantes de vacunas han producido mucho más rápido que en circunstancias normales, para garantizar que las vacunas estuviesen disponibles para los ciudadanos europeos, los países de la UE, entre ellos España, se han comprometido a abonar a los laboratorios las posibles indemnizaciones a las que se tengan que enfrentar las farmacéuticas si aparecen efectos indeseados o inesperados por las vacunas contra el coronavirus tras su comercialización”.

Así, si un particular, y siempre que quedase demostrado que la vacuna no es válida y que produjese efectos no especificados, y de esa manera lo certificase la Agencia Europea del Medicamento, aunque el vacunado pudiera reclamar contra el laboratorio, de conformidad con el acuerdo firmado al que se ha hecho referencia, sería el Estado miembro el que se haría cargo de tal indemnización”.

En este sentido, finalizan desde el despacho, cabe hacer alusión a que la OMS y la compañía aseguradora Chubb Limited a través de ESIS Inc., firmaron el 17 de febrero de 2021 un acuerdo en nombre del Mecanismo COVAX para la administración de un programa de indemnización sin culpa dirigido a los 92 países y economías, que pueden optar a ello cumpliendo ciertos requisitos, y que, en principio, se pondría en marcha como máximo el 31 de marzo de 2021. Por lo que se admite esta posibilidad de reclamación del vacunado por parte de los propios organismos.

La vacuna de Novavax tiene una eficacia del 96% contra la Covid-19

Novavax ha anunciado una eficacia final del 96,4% de su vacuna (NVX-CoV2373) contra la enfermedad leve, moderada y grave causada por la cepa original del virus de la Covid-19 en un ensayo pivotal de fase 3 en el Reino Unido, mientras que contra la variante británica, la eficacia fue del 86,3%. La compañía también anunció el análisis completo de su ensayo de fase 2b que se está llevando a cabo en Sudáfrica, con una eficacia del 55,4% entre los participantes del ensayo sin VIH. En ambos ensayos, la vacuna de Novavax demostró una protección del 100% contra enfermedades graves, incluidas todas las hospitalizaciones y muertes.

Novavax ha anunciado una eficacia final del 96,4% de su vacuna

Estamos muy animados por los datos que muestran que no solo proporciona una protección completa contra las formas más graves de la enfermedad, sino que también redujo drásticamente la enfermedad leve y moderada en ambos ensayos. Es importante destacar que ambos estudios confirmaron la eficacia contra las nuevas variantes“, ha destacado Stanley C. Erck, presidente y director general de Novavax.

En el ensayo de fase 3, realizado en Reino Unido, se inscribieron más de 15.000 participantes de entre 18 y 84 años de edad. De ellos, el 27% tenía más de 65 años. Se demostró una eficacia global de la vacuna del 89,7%. Se observaron 106 casos, con 10 en el grupo de la vacuna y 96 en el grupo del placebo. Además, fue eficaz contra la enfermedad grave. Se registraron apenas cinco casos graves en el estudio, y todos ocurrieron en el grupo de placebo. Cuatro de los cinco casos graves se atribuyeron a la variante británica.

Catorce días después de la primera dosis, la eficacia de la vacuna fue del 83,4%. En voluntarios de 65 años o más, se observaron 10 casos de Covid-19, el 90% en el grupo de placebo. Los adultos mayores se encuentran entre los grupos más afectados por la enfermedad y tienen un alto riesgo de complicaciones por Covid-19. “Novavax espera que los datos sirvan como base para el envío de autorización a varias agencias reguladoras en todo el mundo“, señala la compañía en un comunicado.

Stanley C. Erck: “Estamos muy animados por los datos que muestran que no solo proporciona una protección completa contra las formas más graves de la enfermedad, sino que también redujo drásticamente la enfermedad leve y moderada en ambos ensayos»

El estudio de Sudáfrica fue un ensayo clínico de fase 2b aleatorizado, ciego al observador y controlado con placebo de NVX-CoV2373. Una cohorte evaluó la eficacia, seguridad e inmunogenicidad en aproximadamente 2.665 adultos sanos. La segunda cohorte evaluó la seguridad y la inmunogenicidad en aproximadamente 240 adultos VIH positivos médicamente estables.

Un análisis completo de la eficacia de la vacuna entre 147 positivos (51 casos en el grupo de la vacuna y 96 en el grupo del placebo) demostró una eficacia global del 48,6% contra las cepas predominantemente variantes. La gran mayoría de los casos que circularon durante el análisis de eficacia se debieron a la variante sudafricana ‘B.1.351 / 501Y.V2’. Los cinco casos de enfermedad grave observados en el ensayo se produjeron en el grupo de placebo. Entre los participantes VIH negativos, se observó una eficacia del 55,4%. El análisis completo muestra que la protección inducida por la vacuna comenzó 14 días después de la primera dosis, aunque se observó un aumento de la eficacia 7 días después de la segunda dosis, el criterio de valoración principal del estudio.

Un análisis inicial del estudio hasta los 60 días, comunicado anteriormente, indicaba que la infección previa con la cepa original podría no proteger completamente contra la infección posterior, por la variante que circula predominantemente en Sudáfrica. Sin embargo, el análisis completo del ensayo de Sudáfrica indica que puede haber un “efecto protector tardío de la exposición previa con la cepa Covid-19 original“.

Un análisis completo de la eficacia de la vacuna entre 147 positivos demostró una eficacia global del 48,6% contra las cepas predominantemente variantes

En los que recibieron placebo, a los 90 días la tasa de enfermedad fue del 7,9% en los individuos seronegativos al inicio, con un índice del 4,4% en los participantes seropositivos al inicio. “Tanto en los ensayos del Reino Unido como en Sudáfrica, estos análisis mostraron que la vacuna es bien tolerada, con niveles bajos de eventos adversos graves”, concluye la compañía.NVX-CoV2373 es una vacuna a base de proteínas diseñada a partir de la secuencia genética del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad Covid-19. Se creó utilizando la tecnología de nanopartículas recombinantes de Novavax para generar antígeno derivado de la proteína pico (S) de coronavirus y se complementa con Matrix-M patentado a base de saponina de Novavax para mejorar la respuesta inmune y estimular altos niveles de anticuerpos neutralizantes. Esta vacuna contiene antígeno proteico purificado y no puede replicarse ni causar Covid-19.

En estudios preclínicos, NVX-CoV2373 indujo anticuerpos que bloquean la unión de la proteína espiga a los receptores celulares y brindan protección contra infecciones y enfermedades. En general, fue bien tolerado y provocó una sólida respuesta de anticuerpos numéricamente superior a la observada en sueros convalecientes humanos en las pruebas clínicas de Fase 1/2. Además, la vacuna de Novavax se almacena y es estable entre 2 y 8 grados centígrados (refrigerado), lo que permite el uso de los canales de la cadena de suministro de vacunas existentes para su distribución. Está envasado en una formulación líquida lista para usar en viales de 10 dosis.

Galicia multará a aquellos ciudadanos que no quieran vacunarse

El parlamento gallego anunció que multará a aquellos ciudadanos que no quieran vacunarse sin justificación aparente. La ministra de Sanidad, Carolina Darias se ha referido a la reforma de Ley de Salud del parlamento gallego, con respecto a la obligatoriedad de vacunarse contra la Covid-19. “Tenemos que estar a lo que digan los informes jurídicos. Podemos estar ante una posible limitación de derechos fundamentales”, ha señalado la ministra.

Carolina Darias: «Tenemos que estar a lo que digan los informes jurídicos. Podemos estar ante una posible limitación de derechos fundamentales»

No obstante, recibir la vacuna es voluntario, incluso para el personal sanitario, pero en menores e incapaces la cosa cambia. En caso de negarse los padres o tutores, los juzgados están resolviendo a favor del interés del menor e incapaz imponiendo la vacunación.

El artículo 9 de la Ley 41/2002 de Autonomía del paciente, pone en una balanza la patria potestad y en otra el mayor beneficio del menor o el incapaz. Los antecedentes judiciales son claros y en caso de duda se impone la vacuna.

En este caso, en el que se ha impuesto la obligatoriedad de la vacunación existen mecanismos legales que pueden sustentar esta decisión. La Ley 22/1980 que preveía que vacunas contra la viruela, la difteria y otras infecciones pudieran ser obligatorias o la Ley 3/1986 de Medidas Especiales que consagra que las autoridades pueden tomar las medidas necesarias para preservar la salud pública.

La Ley 22/1980 o la Ley 3/1986 de Medidas Especiales podrían contemplar la obligatoriedad de la vacunación.

Por tanto, el texto que ha firmado los diputados del Partido Popular gallego podrá tener validez legal. El documento recoge tres tipos de multas: leves (1000€ – 3000€), graves (3001€ – 60.000€) y muy graves (60.001€ – 600.000€). En este sentido, la negativa a vacunarse se catalogaría dentro del apartado de “infracciones graves”. Según la norma se sancionaría la negativa injustificada a someterse a medidas preventivas, consistente en la vacunación o inmunización prescrita por las autoridades sanitarias, de acuerdo con lo establecido en esta ley.

El hecho de no ponerse la vacuna contra la Covid-19 en Galicia podría acarrear multas de entre 3.001 y 60.000 euros en el supuesto en el que la no vacunación “suponga un riesgo o un daño grave para la salud de la población, siempre que no constituyan infracción muy grave «, como podría ser el caso de un profesional sanitario que incumpliese una cuarentena. En ese caso el importe de la sanción se incrementaría desde los 60.001€ hasta los 600.000€.

Esta medida de obligatoriedad de vacunación es una medida pionera en España, que no había defendido ninguna institución hasta el momento. Desde Uniteco, pedimos que se impongan los criterios sanitarios para poder hacer frente y superar cuanto antes la pandemia provocada por la Covid-19. Sea o no, obligatoria la vacuna, debemos anteponer los intereses generales antes de los individuales para poder hacer frente a esta situación de la mejor manera posible. Por ello, pedimos el seguimiento en todo momento de criterios que busquen preservar la salud general por encima de cualquier otro interés.

Artículos relacionados:

La Covid-19 reconocida como enfermedad profesional

La Covid-19 ha sido reconocida como enfermedad profesional para todo el personal sanitario y sociosanitario. Así se ha acordado como parte de un Real Decreto-Ley aprobado en el Consejo de Ministros, tal y como ha apuntado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. La medida continua con el reconocimiento del Gobierno con los profesionales sanitarios, que ya anteriormente consideró la Covid-19 como accidente laboral.

Anteriormente el Gobierno ya había considerado la Covid-19 como accidente laboral

De esta manera, el ministro se ha referido a aquellos profesionales sanitarios y sociosanitarios que han contraído Covid-19 en el ejercicio de su profesión. “Ello va a permitir, en determinadas circunstancias, una mayor protección”, ha sentenciado. Por ejemplo, se ha precisado que se incluyen también las “posibles secuelas”.

Asimismo, la declaración de la Covid-19 como enfermedad profesional atañe al amplio espectro del que se compone el personal sociosanitario. Es decir, también afecta aceladores y otros trabajadores que desempeñan su labor en la sanidad, según ha especificado el ministro.

No obstante, tal y como pudo declarar en la rueda de prensa el titular del Ejecutivo, la norma excluye a trabajadores de limpieza o mantenimiento si su contratación se hace por medio de contratas, aunque trabajen en un centro sociosanitario.

La medida, según ha deslizado el Gobierno, tendrá carácter retroactivo. En este sentido, esta condición será reconocida en aquellos que contrajeron el virus desde que la OMS elevó la alerta al nivel de pandemia y su vigencia durará “hasta el fin de todas las medidas de prevención”.

La medida tendrá carácter retroactivo, de modo que contempla a todos los profesionales que contrajeron el virus desde que la OMS declaró la pandemia

Es decir, un sanitario tendrá cobertura para la Seguridad Social si mañana o dentro de diez años contrae una enfermedad derivada de este contagio que se produjo desde la declaración de la pandemia internacional por la OMS y hasta que las autoridades sanitarias levanten todas las medidas de prevención contra el Covid-19.

Sin embargo, en el caso de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo únicamente se tiene una cobertura durante los cinco años posteriores al contagio. Además, el reconocimiento de la enfermedad profesional amplía la protección de los trabajadores a efectos de pensiones o indemnizaciones a lo largo de toda la vida, si la enfermedad provoca secuelas o muerte.

Al mismo tiempo, Escrivá ha anunciado que los trabajadores sanitarios jubilados van a poder compatibilizar, de manera extraordinaria, su actividad laboral con su jubilación.

En este sentido, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) acogió en principio “con satisfacción” su avance como el logro de la consecución de una de sus peticiones más insistentes durante la pandemia. En este sentido, la organización alegaba que no era suficiente la consideración como accidente de trabajo, una reclamación a la que posteriormente se fueron sumando diferentes organizaciones.

Las CESM ve con satisfacción está consideración, ya que consideraba insuficiente la consideración de accidente laboral

No obstante, la Confederación no considera respondidas sus demandas a este respecto, ha señalado que únicamente se ha aprobado esta consideración a los contagiados durante el período que media entre la declaración de la pandemia a nivel internacional y el cese de las medidas para combatirla.

El SARS-CoV-2 puede mantenerse como una enfermedad prevalente en el futuro, manifestándose también una vez superada la fase pandémica”, han subrayado. Así las cosas, han reclamado una mayor cobertura para los profesionales por su puesto en primera línea. “Demandamos que la Covid-19 sea incorporada al catálogo de enfermedades profesionales de las del RD 1299/2006 para el personal sanitario”.

Por otro lado, y aunque se ha reconocido la mejora de la situación con esta nueva norma, Cesm ha lamentado también que no se haya facilitado el mismo tratamiento para la consideración de profesión de riesgo para los médicos.

Desde Uniteco consideramos necesario está consideración de la Covid-19 para asentar la seguridad de los profesionales en el ejercicio de su actividad, pero aún faltan camino que recorrer. Es incomprensible, que para los profesionales que ejercen la atención domiciliaria no se contemple un posible contagio en una visita médica como enfermedad profesional. Por ello, nuestro seguro de vida, en caso de infortunio, te ofrece una cobertura acorde a tu situación personal, para que tu nivel de vida no se resienta garantizando los gastos que dejas de percibir.

Artículos complementarios: