¿A quién corresponde demostrar la existencia del daño en las reclamaciones judiciales civiles contra médicos?

La presentación de una reclamación judicial contra un médico por la existencia de un daño no implica sin más una condena a favor del paciente, sino que es el primer paso de un procedimiento en el que se va a tratar de demostrar que ha existido un daño tal y que ese daño se pueda atribuir a una actuación negligente del médico reclamado. La cuestión es determinar ¿a quién corresponde demostrar que tanto el daño como la negligencia se han producido?

Sigue Leyendo

Reclaman 1,7 millones de euros y condenan a 726.698,13 € por una parálisis tras una intervención de radiofrecuencia

En este caso, y a pesar de haber presentado peritos de prestigio que demostraron que era imposible que el doctor pudiera prever la lesión producida, que era el primer caso producido en la bibliografía médica y que la causa del daño se debió a una respuesta inesperada de la biología de la propia paciente, la sentencia dio la razón a la reclamante condenando al doctor a indemnizar con 726.698,13 €.

Sigue Leyendo

¿Qué es el daño desproporcionado y qué consecuencias judiciales tiene?

En ocasiones el daño derivado de un acto médico no se corresponde con el riesgo previsible o al menos esperable en el contexto de una complicación o es desproporcionado según las reglas de la experiencia y el sentido común. Son ejemplos judiciales: intervención de dos hernias que genera tetraparesia, intervención de juanetes y fallecimiento por un tétanos postquirúrgico o la lesión del nervio ciático de un bebé tras poner mal una inyección.

El término daño desproporcionado lo solemos encontrar en algunas demandas y se suele utilizar como un agravante a la hora de cuantificar los perjuicios derivados de un acto médico. ¿Pero cuándo considera un juez que hay un daño desproporcionado?

Sigue Leyendo