Error diagnóstico y ausencia de un diagnóstico diferencial como vulneración de la lex artis

En esta ocasión vamos a analizar dos elementos fundamentales para prevenir una demanda por mala praxis: asegurar un diagnóstico certero, y en caso de duda, buscar un diagnostico diferencial que pueda disipar las posibles dudas que surjan a los facultativos.

En esta sentencia, un especialista en anatomo-patología fue condenado a indemnizar a una paciente con 100.000 euros por un error en su diagnóstico y no haber considerado la posibilidad de realizar un segundo diagnóstico diferencial. El diagnóstico inicial del facultativo demandado fue un carcinoma endometrioide de bajo grado, por lo que el ginecólogo, también demandado en la causa, actuó en consecuencia dada la gravedad del diagnóstico.

Sigue Leyendo

Piden un año de prisión y dos de inhabilitación por no diagnosticar un dedo roto

Se inició un procedimiento penal por un presunto delito de imprudencia con resultado de lesiones tras la atención de un menor por parte de su médico, que se había pillado la mano izquierda con la puerta de su vivienda, ocasionándole lesiones visibles en uno de sus dedos.

Sigue Leyendo

Las deficiencias en la organización terminan en condenas

La mayor parte de las causas que involucran a médicos suelen estudiar la labor diagnóstica, las intervenciones, la terapéutica, etc. Rara vez se tratan temas organizativos, pero en este caso el juez entendió que la organización y la coordinación habían tenido mucho que ver en un resultado lesivo.

Sigue Leyendo

La historia clínica como síntoma de una atención deficiente

Un retraso diagnóstico en un caso de cáncer de mama puede marcar la diferencia. En esta ocasión la historia clínica anticipaba una dejadez que pareció confirmarse tras la presentación de todas las pruebas.

Sigue Leyendo

Ocultar información exime de posibles errores diagnósticos

A la hora de acudir al médico todos sabemos, o al menos así debería ser, que es vitar aportar toda la información posible a los profesionales, ya sea sobre nuestro historial médico o sucesos recientes que puedan ser relevantes a la hora de elaborar un diagnóstico. Por tanto ocultar información no lleva a ningún lugar. Sigue Leyendo