Realizar o no realizar todas las pruebas diagnósticas, esa es la cuestión

El principal problema que se encuentra todo profesional enjuiciado es que el resultado es ya conocido por el juzgador y los médicos que valoran el caso. Esta situación supone un hándicap en ocasiones imposible de salvar ya que, aun cuando la valoración debería realizarse ex ante, posición en la que se encontraba el profesional en el momento de los hechos, lo normal suele ser una valoración ex post, es decir, desde el resultado hacia atrás, para ver qué se podría haber realizado. La aplicación de este iter deductivo es contraria a derecho, pero sigue siendo el más utilizado, tanto por peritos como por jueces, a la hora de valorar las actuaciones y omisiones médicas. Continue reading