¿Qué es el daño desproporcionado y qué consecuencias judiciales tiene?

En ocasiones el daño derivado de un acto médico no se corresponde con el riesgo previsible o al menos esperable en el contexto de una complicación o es desproporcionado según las reglas de la experiencia y el sentido común. Son ejemplos judiciales: intervención de dos hernias que genera tetraparesia, intervención de juanetes y fallecimiento por un tétanos postquirúrgico o la lesión del nervio ciático de un bebé tras poner mal una inyección.

El término daño desproporcionado lo solemos encontrar en algunas demandas y se suele utilizar como un agravante a la hora de cuantificar los perjuicios derivados de un acto médico. ¿Pero cuándo considera un juez que hay un daño desproporcionado?

Sigue Leyendo