Reclamaciones infundadas: dolores de cabeza y mucho tiempo y dinero invertidos

La sociedad en la que vivimos, con una creciente cultura de la reclamación, supone que en muchas ocasiones el objeto de la misma sea totalmente infundada y carente de razón, sin embargo nos podemos ver envueltos en una en un abrir y cerrar de ojos, que puede ser en el mejor de los casos civil, solamente cuestiones económicas, pero lamentablemente son muchos los casos que van por la vía penal con la angustia que supone a priori ser acusado y bajo posibles penas de prisión o inhabilitación.

Sigue Leyendo