Yo me encargo de proteger tu salud al mejor precio

La Covid-19 reconocida como enfermedad profesional

La Covid-19 ha sido reconocida como enfermedad profesional para todo el personal sanitario y sociosanitario. Así se ha acordado como parte de un Real Decreto-Ley aprobado en el Consejo de Ministros, tal y como ha apuntado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. La medida continua con el reconocimiento del Gobierno con los profesionales sanitarios, que ya anteriormente consideró la Covid-19 como accidente laboral.

Anteriormente el Gobierno ya había considerado la Covid-19 como accidente laboral

De esta manera, el ministro se ha referido a aquellos profesionales sanitarios y sociosanitarios que han contraído Covid-19 en el ejercicio de su profesión. “Ello va a permitir, en determinadas circunstancias, una mayor protección”, ha sentenciado. Por ejemplo, se ha precisado que se incluyen también las “posibles secuelas”.

Asimismo, la declaración de la Covid-19 como enfermedad profesional atañe al amplio espectro del que se compone el personal sociosanitario. Es decir, también afecta aceladores y otros trabajadores que desempeñan su labor en la sanidad, según ha especificado el ministro.

No obstante, tal y como pudo declarar en la rueda de prensa el titular del Ejecutivo, la norma excluye a trabajadores de limpieza o mantenimiento si su contratación se hace por medio de contratas, aunque trabajen en un centro sociosanitario.

La medida, según ha deslizado el Gobierno, tendrá carácter retroactivo. En este sentido, esta condición será reconocida en aquellos que contrajeron el virus desde que la OMS elevó la alerta al nivel de pandemia y su vigencia durará “hasta el fin de todas las medidas de prevención”.

La medida tendrá carácter retroactivo, de modo que contempla a todos los profesionales que contrajeron el virus desde que la OMS declaró la pandemia

Es decir, un sanitario tendrá cobertura para la Seguridad Social si mañana o dentro de diez años contrae una enfermedad derivada de este contagio que se produjo desde la declaración de la pandemia internacional por la OMS y hasta que las autoridades sanitarias levanten todas las medidas de prevención contra el Covid-19.

Sin embargo, en el caso de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo únicamente se tiene una cobertura durante los cinco años posteriores al contagio. Además, el reconocimiento de la enfermedad profesional amplía la protección de los trabajadores a efectos de pensiones o indemnizaciones a lo largo de toda la vida, si la enfermedad provoca secuelas o muerte.

Al mismo tiempo, Escrivá ha anunciado que los trabajadores sanitarios jubilados van a poder compatibilizar, de manera extraordinaria, su actividad laboral con su jubilación.

En este sentido, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) acogió en principio “con satisfacción” su avance como el logro de la consecución de una de sus peticiones más insistentes durante la pandemia. En este sentido, la organización alegaba que no era suficiente la consideración como accidente de trabajo, una reclamación a la que posteriormente se fueron sumando diferentes organizaciones.

Las CESM ve con satisfacción está consideración, ya que consideraba insuficiente la consideración de accidente laboral

No obstante, la Confederación no considera respondidas sus demandas a este respecto, ha señalado que únicamente se ha aprobado esta consideración a los contagiados durante el período que media entre la declaración de la pandemia a nivel internacional y el cese de las medidas para combatirla.

El SARS-CoV-2 puede mantenerse como una enfermedad prevalente en el futuro, manifestándose también una vez superada la fase pandémica”, han subrayado. Así las cosas, han reclamado una mayor cobertura para los profesionales por su puesto en primera línea. “Demandamos que la Covid-19 sea incorporada al catálogo de enfermedades profesionales de las del RD 1299/2006 para el personal sanitario”.

Por otro lado, y aunque se ha reconocido la mejora de la situación con esta nueva norma, Cesm ha lamentado también que no se haya facilitado el mismo tratamiento para la consideración de profesión de riesgo para los médicos.

Desde Uniteco consideramos necesario está consideración de la Covid-19 para asentar la seguridad de los profesionales en el ejercicio de su actividad, pero aún faltan camino que recorrer. Es incomprensible, que para los profesionales que ejercen la atención domiciliaria no se contemple un posible contagio en una visita médica como enfermedad profesional. Por ello, nuestro seguro de vida, en caso de infortunio, te ofrece una cobertura acorde a tu situación personal, para que tu nivel de vida no se resienta garantizando los gastos que dejas de percibir.

Artículos complementarios:

Realidades, retos y prevenciones legales de la profesión médica en 2021

Fue al principio de esta crisis cuando a algunos médicos y enfermeros de nuestros hospitales se les llamó la atención por llevar la mascarilla mientras atendían a sus pacientes. Esos sanitarios, que se tuvieron que quitar las mascarillas para no alarmar a los pacientes, no tardaron en verse protegiéndose del contagio con bolsas de basura.

Ramiro Urioste (DS Legal): «La pandemia nos sobrepasó a todos. Nos tuvimos que enfrentar a unos conceptos que desconocíamos totalmente»

 Llegaban enfermos, faltaban equipos y recursos, información y directrices. Comenzaba entonces la llamada primera ola, “un combate largo y en desigualdad”, en palabras de Ramiro Urioste, abogado de DS Legal, la firma española de referencia en derecho sanitario. El despacho comenzó entonces a recibir un aluvión de preguntas de los más de 30.000 médicos a los que asesora legalmente. La primera, relacionada con el vértigo ante lo desconocido y, el temor al contagio impulsó numerosas consultas sobre cuál era la mejor manera de protegerse física y legalmente ante la Covid-19.

Este primer punto derivó en la impotencia ante la falta de criterios unificados en los centros y en las  administraciones. En el final de la cadena estaba el médico, que tenía que tomar decisiones vitales como la asignación de respiradores o la prioridad de ingresos. Cuestiones, entre otras, que deberían venir marcadas por protocolos bioéticos. Asimismo, se tuvo que diagnosticar a personas mayores en residencias, sin historial médico y sin conocer al paciente. De esta manera,  y unidas a la alta presión hospitalaria y el estrés que generaba y genera, las necesidades básicas de los profesionales, ¿qué pasa con los descansos, los relevos, el intercambio de funciones e incluso de destinos profesionales en esta lucha contra la Covid-19?

El temor al contagio impulsó numerosas consultas sobre cuál era la mejor manera de protegerse física y legalmente ante la Covid-19.

Y, finalmente, médicos, enfermeros y auxiliares, vivieron y viven el miedo de poder contagiar a sus familias y seres queridos. Todo se resume en salvar vidas y vivir bajo riesgo durante un tiempo prolongado, una situación que puede producir estrés postraumático, ansiedad, y otros problemas de salud mental.

 Entonces, en aquellos primeros meses llamados “de duro confinamiento”, la saturación en las unidades de cuidados intensivos era de un 80%.  Hoy, cuando ya nadie aplaude y un nuevo confinamiento no suscita el acuerdo social unánime, dicha saturación se acerca peligrosamente al 60% en algunos hospitales. Muchos sanitarios siguen padeciendo algunos de los anteriores problemas, a los que suman algunos nuevos.

 Por otro lado, y, muy importante, quiere destacar Urioste, comienzan a recibirse las primeras reclamaciones por las decisiones tomadas durante los momentos más agudos de la crisis. Ese médico que ha tenido que tomar la decisión de actuar de una u otra manera ante un riesgo inminente, recibe ahora denuncias de familiares de víctimas.

Comienzan a recibirse las primeras reclamaciones por las decisiones tomadas durante los momentos más agudos de la crisis

 Los casos más habituales proceden de residencias.  Para David del Portillo, Director de Expansión de Uniteco Profesional, el problema estriba en la ley 40/2015 englobada en el Régimen Jurídico del Sector Público, y que, en su artículo 36, regula la obligación de la Administración de repetir contra el personal a su servicio los daños que hubiera tenido que pagar a un tercero por culpa grave o negligencia de su personal.

Este marco, consideran desde Uniteco, es muy lesivo para los médicos en el actual estado de la pandemia, puesto que les deja en una situación de desamparo ante el aumento de las cantidades económicas de las reclamaciones. Y, lo que es fundamental: la protección del seguro público de salud no contempla situaciones extraordinarias como la pandemia actual. Este supuesto sí se encuentra recogido ya en algunos seguros privados.

 La vacuna es el último caballo que ha llegado a esta batalla y suscita también muchos interrogantes entre el colectivo médico. De un lado, reconoce Ramiro Urioste, existen médicos (una ínfima minoría) que ni se quieren vacunar, ni quieren vacunar, porque consideran que puede ser malo para los pacientes.

 La vacuna es el último caballo que ha llegado a esta batalla y suscita también muchos interrogantes entre el colectivo médico

 Estos negacionistas pueden acogerse a la libertad de objeción de conciencia, basándose en el principio ético que rige la actividad, “no hacer daño”. No obstante, advierten desde DS Legal, ya hay hospitales y centros que están tomando medidas al respecto y las multas a sanitarios por no vacunarse pueden ir desde los 300 hasta los 3000 euros o, incluso, hasta la suspensión de la actividad.

En cuanto a los pacientes que no quieran vacunarse, es cierto que en principio la vacuna es voluntaria, pero el marco legal en España permite imponer la obligatoriedad de esta si no se llegasen a alcanzar los niveles de inmunidad necesarios. Es decir, si estuviese en riesgo la salud pública.

Artículos complementarios:

El impuesto sobre primas de seguro aumenta de un 6% a un 8%

Los nuevos Presupuestos Generales del Estado para este año incluyen un incremento al tipo de gravamen sobre primas de seguro, del 6% actual, al 8%. Aunque, algunos tipos de seguro están exentos del Impuesto de Primas de Seguro (IPS).

El IPS es el impuesto de naturaleza indirecta, que grava las primas de seguros. Las entidades aseguradoras son los sujetos pasivos que repercuten dicho impuesto a los tomadores del seguro, son los que soportan la carga del gravamen finalmente.

Los nuevos Presupuestos incluyen la subida del Impuesto Primas de Seguro del 6% al 8%

Sin embargo, no todos los seguros están gravados con el IPS. Seguros sociales obligatorios y colectivos que instrumenten sistemas alternativos a los planes y fondos de pensiones; seguros de vida, aunque, sí se aplicaría a las garantías complementarias si existiesen; seguros de crédito y caución, y seguros agrarios combinados. Asimismo, están exentas de esta tasa las operaciones de seguro relacionadas con planes de pensiones, operaciones de reaseguros y operaciones de seguro de transporte internacional de mercancías y viajeros.

Con la entrada en vigor de la nueva Ley el tomador del seguro pasará a pagar un 33% más debido a la subida del 6% al 8%. Es decir que una póliza con una prima neta de 100 euros, que actualmente pagaría un IPS de 6 euros, pasará a pagar, a partir del 2021, 8 euros.

El Gobierno justifica esta subida con dos argumentos: este tipo impositivo no ha variado desde 1998 y el gravamen sigue siendo un tipo inferior al existente en otros países europeos. En Alemania esta tasa se ubica en el 19%, en el Reino Unido en el 12,5% o en Italia que se establece entre el 12,5% y el 21,5%.

El gobierno justifica está subida alegando que este tipo oimpositivo no ha variado desde 1998

En cambio, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), califica la medida como “desproporcionada y carente de justificación. Del mismo modo, asegura que la medida va a afectar “significativamente” a familias y empresas, al tratarse de un recargo externo a la prima.

Hay que tener en cuenta, además, que IPS es regresivo desde un punto de vista social.Perjudica a las personas y a las empresas que, a través del seguro y con un criterio de responsabilidad, aseguran su vida diaria, su patrimonio y sus actividades empresariales y profesionales frente a los posibles daños que puedan causar a terceros”, advierten desde la asociación.

El Gobierno estima en unos 455 millones de euros el impacto que esta medida tendrá este año (52 millones en 2022).  Supone, según Unespa, un incremento de casi el 25% en la recaudación de este tributo.

El Gobierno estima en unos 455 millones de euros el impacto que esta medida tendrá en 2021

El encarecimiento de la fiscalidad del seguro puede derivar en una disminución de las protecciones que contratan familias y empresas y, por consiguiente, en una mayor exposición al riesgo por parte del conjunto de la sociedad y la economía del país”, remarca el sector.

Desde Uniteco Profesional, estamos a disposición de nuestros asegurados para ampliar la información relativa al cambio impositivo y cómo les afectará en sus contratos de seguro.

Articulos relacionados:

El desgaste profesional de los médicos aumenta a causa de la pandemia

Medscape ha realizado una encuesta a más de 1.140 médicos españoles de 32 especialidades diferentes para conocer su calidad de vida, desgaste profesional y el impacto que ha tenido la pandemia provocada por el Covid-19 en los profesionales sanitarios. Los resultados arrojan que el desgaste profesional es el gran reto para los médicos. El 53% de los encuestados aseguraron que tienen desgaste profesional, el 14% aseguró que sufren depresión y desgaste profesional y el 1% de los profesionales preguntados aseguran que padecen depresión. Además, señalan que los síntomas de desgaste profesional se han incrementado con la pandemia. 

Medscape ha realizado una encuesta a médicos españoles de distintas especialidades para conocer su calidad de vida 

El desgaste y la depresión aparecen en mayor medida entre los médicos que trabajan en el ámbito hospitalario, frente a aquellos que trabajan en consulta, un 56% frente al 36% respectivamente. En cambio, por edad, los menores de 45 años padecen desgaste en el 60% de los casos. Por generación, afecta más a los milenials, frente a la generación X y al baby boom, 65%, 53% y 49% respectivamente. De hecho, en comparación con los resultados anteriores del año 2018, se ve un claro incremento tanto en desgaste profesional como en depresión. En el 2018, el 37% aseguraban que tenía desgaste profesional y un 6% aseguraban que sufrían depresión. En cambio, este año se ubica en 53% y 14% respectivamente. 

La influencia de la pandemia es tan evidente que el 79% de los profesionales aseguran que el desgaste profesional aumentó por la crisis del Covid-19. Además, afirman que presentan desgaste desde hace más de dos años y entre los últimos dos y seis meses, situación que corresponde a la pandemia. 

Por otro lado, el 95% trabaja a jornada completa y el 61% dedica más de 40 horas semanales a su labor profesional. Sin embargo, debido a la pandemia, un 44% de médicos respondió que han incrementado ese número de horas de trabajo a la semana. Mientras que un 38% afirma no haber tenido cambios en este sentido. 

El 79% de los profesionales aseguran que el desgaste profesional aumentó a causa de la pandemia del Covid-19 

En cuanto al permiso de vacaciones, el 66% informó que se toma entre una y cuatro semanas de vacaciones anuales. En los extremos, las diferencias destacan a la generación del baby boom con un 5% de profesionales que coge más de 6 semanas (frente a los milenials, con un 1% de sus profesionales y, la generación X, con un 2%). Los menores de 45 años cogen, en menor porcentaje, de 5 a 6 semanas de vacaciones, en comparación con mayores de 45 años (17% frente a 33%). 

Los principales factores del desgaste profesional que señalan los médicos son la remuneración insuficiente, señalada por el 56% de los encuestados. En segundo lugar, el 49% de los encuestados señalan que tiene que realizar demasiadas tareas burocráticas. Y, por último, el 31% de los médicos indican que la falta de respeto por parte de administradores, colegas y pacientes es el principal causante del desgaste profesional. No obstante, este dato aumenta en los médicos generales con respecto a los especialistas, 44% y 29% respectivamente. 

El 56% de los médicos señalan la remuneración insuficiente como el primer factor del desgaste profesional 

En otro sentido, los médicos en consulta privada destacaron respecto a los profesionales de consultas hospitalarias, en relación con la opción de reembolsos decrecientes, con un 20% frente a 10% respectivamente. De hecho, destaca que la computarización creciente de la consulta fue un factor de mayor contribución para médicos frente a residentes. Un 12 % de los médicos señalaron este aspecto mientras que ningún residente se refirió a este tema. Por ello, para mitigar este desgaste profesional, los médicos apuntaron a un aumento en la remuneración para evitar el estrés financiero, sumadas a cargas de pacientes más razonables. 

No obstante, la encuesta también arroja valores positivos, como la satisfacción de los médicos con su vida profesional. El 53% de los encuestados se muestran satisfechos con su vida profesional. El 26% indica que está un poco satisfecho, el 26% señala que está muy satisfecho y el 1% restante asegura que está extremadamente satisfecho. En cambio, el 19% de los encuestados indica que se encuentra un poco insatisfecho, el 15% asegura que se encuentra muy insatisfecho, y el 4% afirma que se encuentra extremadamente insatisfecho. Por último, el 8% de los médicos preguntados no se muestran ni satisfechos ni insatisfechos respecto a su vida profesional. 

Artículos relacionados:

Unas navidades diferentes para evitar una tercera ola

Pedro Sánchez, ha avanzado el plan de vacunación contra la Covid-19 antes de presentarlo en el Consejo de ministros. El presidente del Gobierno ha anunciado que el plan comenzará en el mes de enero con 13.000 puntos de vacunación para garantizar un acceso equitativo a las vacunas.

El Plan de vacunación contra la Covid-19 contará con 13.000 puntos de vacunación 

El Gobierno garantizará que todos los grupos priorizados tengan acceso a la vacuna”, ha señalado Sánchez. Para ello, el presidente ha afirmado que se acordará en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud “una estrategia única de vacunación”. Además, Sánchez ha asegurado que una gran parte de la población podrá ser vacunada “con todas las garantías” en el primer semestre del año.

La Campaña se iniciará en enero del 2021, y dispondrá de 13.000 puntos de vacunación contra la Covid-19. De hecho, el líder del Ejecutivo ha recordado que en España cada año se vacunan más de 10 millones de personas. Además, reitera que el Sistema Nacional de Salud está preparado para logrear este objetivo. Es más, ha destacado que en ocho semanas se han vacunado a 14 millones de personas de la gripe.

En este sentido, Pedro Sánchez ha asegurado que la estrategia de vacunación ha sido diseñada por un grupo multidisciplinar de expertos. En estos grupos hay expertos correspondientes de las comunidades autónomas, del Consejo interterritorial o de la bioética, ha asegurado el presidente.

En España cada año se vacunan más de 10 millones de personas

Por otro lado, la Unión Europea ya tiene firmados cinco contratos para 1.200 millones de dosis ampliables para la vacunación contra la Covid-19. En concreto, a España le corresponde unas 120 millones de dosis, es decir, un 10% del total. Este asignamiento se debe de manera compensada según el porcentaje de población. “Nuestro país será, junto con Alemania, el primer país de la UE en tener un plan completo de vacunación frente al Covid-19“, ha destacado Sánchez.

Asimismo, ha avanzado que las Navidades este año serán diferentes con el objetivo deevitar una tercera ola. El Consejo Interterritorial está trabajando ya en una planificación específica de cara a estas navidades. “Las Navidades van a ser diferentes. Nos moveremos entre deseos de estar acompañados y abrazarnos” ha declarado el líder del Ejecutivo. Además, ha insistido en la importancia de evitar una tercera ola manteniendo el respeto a las normas sanitarias.

La situación epidemiológica va a ser distinta en los distintos territorios. Pero yo sí que creo que es necesario, y es lo que le vamos a pedir a los consejeros de Sanidad, que elaboremos unas recomendaciones comunes“, ha concluido.

Artículos relacionados: