La medicina no es magia, es una obligación de medios

Ante una intervención nos exponemos a riesgos, los cuales se aceptan al firmar el consentimiento informado. A veces los pacientes tienen expectativas que no son posibles de cumplir, o esperaban más de un tratamiento. La frustración posterior tras no obtener ese resultado provoca litigios innecesarios.

Sigue Leyendo