Un año y medio de prisión y tres y medio de inhabilitación profesional por un retraso diagnóstico

Los pacientes que llegan a hospitales de urgencia, en ocasiones, vienen derivados de clínicas privadas o centros más pequeños. Normalmente traen un diagnóstico previo pero eso no significa que tan solo se deba comprobar si es correcto o incorrecto. Hay que analizar la situación y realizar las pruebas pertinentes para averiguar el porqué del cuadro clínico. A esto se añade que debe hacerse en un tiempo que no produzca un retraso diagnóstico o una pérdida de oportunidad, tal y como ocurre en el caso que exponemos.

Sigue Leyendo

Una familia solicita 4 años de prisión para el facultativo que atendió a su allegado

Rabia, tristeza y frustración pueden ser sentimientos encontrados en el suceso que hoy contamos. Una familia que pierde a un allegado demanda por homicidio imprudente al médico que le trato en el centro donde estaba internado sin atender a si estaban en lo cierto o no. Quizás esas sensaciones que comentamos fueron las que llevaron a la familia a ese punto, en el que también debió verse el facultativo que tras hacer bien su trabajo vio que solicitaban cuatro años de prisión para él.

Sigue Leyendo

Urología: acusación de homicidio por imprudencia grave tras una intervención de próstata

En muchas ocasiones, a lo largo de las intervenciones quirúrgicas surgen complicaciones que cambian radicalmente la manera de afrontar el tratamiento realizado hasta el momento y obligan a los profesionales a replantearse cómo afrontarlo. El reto de los facultativos en estos casos es hacerse entender por los pacientes o, como ocurre aquí, por sus familiares y, en caso de recibir una reclamación, tener un seguro con el mejor equipo de profesionales.

Sigue Leyendo

Petición de prisión para dos odontólogos tras la colocación de implantes

Hay veces en que lo improbable termina sucediendo. Como ya hemos comentado en varias ocasiones no es suficiente con que el facultativo realice una intervención irreprochable porque los pacientes pueden demandar a pesar de que la lógica dicte lo contrario. En esta ocasión se demandó a dos odontólogos tras realizar un implante por no haber detectado un cáncer de lengua en su paciente, algo que –evidentemente- no entraba en las competencias de la labor de estos dos odontólogos.

Sigue Leyendo