Soy un profesional sanitario y quiero constituir una sociedad con varios compañeros para el ejercicio de nuestra profesión. ¿Qué tipo de sociedad me interesa constituir?

Teniendo en cuenta que se trata de una actividad profesional, lo normal es que se decida por constituir una sociedad profesional al amparo de la Ley 2/2007 de 15 de marzo, que entró en vigor el 16 de junio de 2007.

La creación de una sociedad profesional les permitirá ejercer conjuntamente su actividad profesional y acogerse a un régimen peculiar y diferenciado de otros tipos de sociedades. Asimismo, supone una garantía para sus clientes.

Las características fundamentales de las citadas sociedades profesionales son las siguientes:

– Objeto social: la sociedad únicamente podrá tener por objeto social el ejercicio común de actividades profesionales.

– Socios: en estas sociedades, podrán concurrir dos tipos de socios, los profesionales y los no profesionales, ambos deberán ser identificados en la escritura de constitución. A los profesionales, se les exige que reúnan los requisitos necesarios para ejercer la actividad profesional que constituye el objeto social.

– Capital social: los socios profesionales deberán ser titulares de tres cuartas partes del capital.

– Órgano de administración: si se decide optar por un administrador único, éste deberá ser un socio profesional. Si la administración se encomienda a un órgano colegiado, igualmente es necesario que tres cuartas partes del órgano colegiado lo formen socios profesionales.

– Causas de exclusión, este es un punto importante, los socios profesionales pueden ser excluidos por causas distintas a las establecidas en la Ley de Sociedades de Capital, así pueden serlo en caso de incapacidad permanente para el ejercicio de la profesión.

– Reparto de dividendos: lo más relevante es que la distribución del resultado podrá fundamentarse en función de la contribución efectuada por cada socio.

– Existe la obligación de inscribir las sociedades profesionales en el Colegio Profesional que se corresponda con el objeto social que se desarrolla y con el domicilio que se corresponda con su domicilio.

– En los casos de transmisiones forzosas y mortis causa y en las situaciones de exclusión y separación del socio, el contrato social podrá establecer libremente criterios de valoración para fijar el valor de las participaciones.

Aunque estos trámites puedan parecer sencillos nuestra recomendación, por mucho de los casos que hemos llevado, es que acudan a un despacho de abogados especializado en la gestión mercantil del sector sanitario para que le asesore en la constitución de su empresa y se adecue a sus necesidades. Desde DS Legal Group estaremos encantados de atenderles.

Carlos Valenzuela Rodríguez
DS Legal Group

Dejenos su comentario.